Radio CRE

Cuando aquel domingo 28 de abril de 1929 un grupo de empleados y trabajadores de la Empresa Eléctrica del Ecuador, liderados por George Capwell, Víctor Peñaherrera, Aníbal Santos, Teófilo Fuentes, Eloy Vélez y otros, se reunieron con la finalidad de constituirse en asamblea general para fundar el Club Sport Emelec, nunca se imaginaron que con el paso del tiempo esa entidad se iba a convertir en generadora de una gran pasión y sería fenómeno social.

Fue por la visión del norteamericano Capwell –que llegó a Guayaquil como superintendente de la construcción de la planta de energía eléctrica que el Municipio porteño había dado en concesión– que percibió el gusto por el deporte de los guayaquileños. En sus albores Emelec practicó varias disciplinas y se fue transformando de club empresarial en un equipo que la ciudad empezó a querer y se identificó con sus colores. Aparecieron figuras que jugaban bien y bonito, llegaron triunfos, partidos heroicos, la obtención de campeonatos, y se fue transformando esa divisa en un gran sentimiento en la ciudad.

Cuando el balompié trascendió de manera universal cambiaron las preferencias y tendencias y ahora en Emelec casi todo gira alrededor del equipo de fútbol, que ha logrado muchos éxitos y en la última década obtuvo un tricampeonato.

En la mayoría de los deportes en los que participó el conjunto azul siempre tuvo un rol protagónico al ganar muchos torneos. Por ejemplo, en el béisbol es el equipo con mayor participación y es la novena que más campeonatos ha conseguido, con un total de 23 títulos.

La novena millonaria, en sus comienzos, logró la más larga hegemonía de la pelota chica ecuatoriana al ganar cinco certámenes de manera consecutiva, dominio que arrancó en 1935 cuando se jugaba en un diamante construido en donde hoy está el Coliseo Huancavilca.

En su primer título estuvieron Enrique Baquerizo, Víctor Peñaherrera, David Zeballos, Walter Jouvín, Carlos Jurado, Galo Yépez, Otón Plata, Elí Barreiro, César Carrillo, George Capwell, Alberto Plaza, Stanley Parker, John Spiller –que había sido profesional como campocorto–, Cliff en la primera base y como lanzador Tarflinger.

Este dominio azul provocó la aparición de Reed Club, que frenó la producción del Emelec al que solo le pudo arrebatar el gallardete de 1948 con la llegada del lanzador José Inocencio Chimbelo Pérez y en las bases se desempeñaron Ricardo Tomalá, José María Tucho Guerrero, Vicente Leone, Juan Parra y Ricardo Paredes. Y en los jardines Eduardo Guillén, Pedro Ballesta y Salomón Weisner; alternaban Otón Plata, Enrique Pombar y Eduardo Merchán.

En 1957, los eléctricos tuvieron como lanzador a Rufo Chávez y en el cuadro interior a Fermín Arcentales, José María Tucho Guerrero, José Banchón, Raúl Foyaín y Mikelmo Pérez. Patrullando las praderas a Fernando Robles, Ricardo Kike Santos, Julio Delgado Francisco Santelli, Francisco Ruilova, Rufo Aldonati, Rogelio García y Ricardo Naranjo.

En 1961 y 1962 alcanzaron el bicampeonato y alinearon, entre otros, Francisco Panchón Sánchez y Raúl Látigo Gutiérrez como lanzadores y oportunos bateadores. Fermín Arcentales, Julio Delgado y Vicente Maldonado, José Banchón, Raúl Foyaín, Roy Clark en las bases. Jardineros Roberto Tomassi, Alfredo Bengoechea, Félix Avilés, Luis de Gracia, José y Fernando Freire.

Otro doble torneo lo obtuvieron en 1975 y 1976 con Joe Moyer, con récord de 21 ponches en un juego; Chris Lombardo, Dan Fitzgerald, Robert Pugh, Tim Bullock, Kléber Rendón, Gari Giani, Juan Díaz, Raúl Gutiérrez, Manolo Álava, José Portalanza, Mario Chiquito, Olmedo Arroba, Mike Sanz, Panchón Sánchez, Dan Vadovinac, Dean Ekstrom, Carlos Ante, Galo Rodríguez, Alfredo Veintimilla, Joffre Quintero, Víctor Cavagnaro, Jesse Petersen, Julio Yánez.

Y otros que brillaron en distintos momentos como Luis Sanjur, Porfirio Palillo Caicedo, Luis de Gracias, Sammy Fernández, Jeff Robertson, Tony Bañuelos, Juan Boris, Richard Sherwood, Franklin Niles. También contribuyeron al liderazgo eléctrico en 1975 y 1976 Eduardo y Edmundo Viteri, Ángel Ochoa, Manuel Calle, Juan Veintimilla, Julio Yánez, Arturo Zoeller, Luis Peralta, Roberto Paz, Jorge Moreno, Carlos Cuesta, Roberto y Rodolfo Pérez, Guido Becerra, Jorge Perasso, Ramón Sotomayor, Pedro Félix, Walter Guerrero, Fernando Aspiazu, Iván Panchana, Danilo Plaza y los entrenadores Máximo Ventura y Teófilo Ramírez.

Después de eso el béisbol de Emelec solo adquirió un gallardete en 1994, hasta que llegó Miguel Felman con gran capacidad de gestión y juntó los mejores juveniles del medio. Los preparó, entrenó, desarrolló, proporcionó experiencia internacional hasta que le quitaron la hegemonía a Fatty, que había ganado cuatro años en línea. Estuvo conformado ese plantel por Daniel Yerovi, que en el choque final lanzó los nueve episodio para conducir al triunfo de 5-1; con el complemento de Óscar Villamar, Felipe Maldonado, Samuel Felman, Andy Arancibia, Andrés Valenzuela. Los bosques los resguardaban Ricardo Iturralde, Pedro Sanabria, Fabricio Muñoz, Jorge Luis Pino, Ernesto Álvarez, Gabriel Torres, Marcos Cano, Darwin Valle, Miguel Véliz, Carlos Quirola, Jimmy Rosales, Mario Martínez, Pablo Zambrano, Carlos Crespo, Jorge Armanza, Colón Suárez, Miguel Gómez. Ganaron cuatro trofeos en cinco años.

Son 23 títulos para el club con más conquistas en la historia del béisbol ecuatoriano. Solo hemos mencionado algunas nóminas de manera aleatoria. En el momento de hacer un cuadro de honor con los más notables peloteros que influyeron en la idolatría y la consecución de certámenes tenemos que poner en lugar preferente a George Capwell, Raúl Látigo Gutiérrez, Francisco Panchón Sánchez, Ricardo Santos, Joe Moyer.

Esperamos que la llama de la pasión de Emelec se mantenga encendida y que aparezcan directivos que apoyen la causa del béisbol azul para mantener vigente y, de forma permanente, el sueño de su inspirador.

Esta nota tiene 958 palabras