Radio CRE

Lausana.- El presidente del Comité Olímpico Internacional Thomas Bach envió una carta al Movimiento Olímpico con el título “Olimpismo y corona” para iniciar un debate integral sobre “los desafíos que enfrentamos y las potenciales oportunidades que tenemos”.

En el escrito, el presidente Bach habla de la incertidumbre que vive la humanidad con la pandemia global de COVID-19, que ha afectado a todas las aristas de la sociedad, incluido el deporte.

 “La propagación global del virus ha significado que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 hayan tenido que posponerse hasta 2021, una decisión histórica que se tomó para salvaguardar la salud de los atletas y los cientos de miles de personas involucradas en los Juegos”, señala.

“A este respecto, acepte mi sincero agradecimiento y agradecimiento a todos y cada uno de ustedes por su firme apoyo a la decisión de la Junta Ejecutiva del COI de posponer los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que tomamos junto con nuestros socios y amigos japoneses. Dadas las difíciles circunstancias que todos enfrentamos actualmente, el apoyo muy amplio y general para esta decisión no fue una conclusión inevitable. Es por eso que el apoyo de los 206 Comités Olímpicos Nacionales (CON), todas las Federaciones Internacionales Olímpicas de Verano (FI) más la Comisión de Atletas del COI y las comisiones de atletas continentales para este aplazamiento histórico es una gran demostración de la unidad del Movimiento Olímpico bajo estas circunstancias sin precedentes”, continúa.

Bach expone el desafío que ahora significa organizar los Juegos Olímpicos pospuestos en medio de los estragos de la crisis por el coronavirus; y hace un llamado a nuestra solidaridad, creatividad, determinación y flexibilidad. “Todos tendremos que hacer sacrificios y compromisos”.

“Por nuestra parte, hemos dejado claro que el COI continuará siendo responsable de su parte de la carga operativa y su parte de los costos de estos Juegos pospuestos, según los términos del acuerdo existente para 2020 que tenemos con nuestros socios y amigos japoneses. Aunque es demasiado pronto para dar una cifra exacta, ya sabemos que tenemos que asumir varios cientos de millones de dólares en costos de aplazamiento. Es por eso que también debemos analizar y revisar todos los servicios que brindamos para estos Juegos pospuestos”.

“Con respecto al apoyo a la comunidad olímpica afectada por esta crisis, ya estamos en fructíferas conversaciones con los atletas, los CON y los IF, así como con nuestros socios comerciales y patrocinadores. Como medidas inmediatas, ya hemos extendido todas las subvenciones olímpicas a los CON para cubrir sus preparativos para los Juegos. Esto también se aplica a las subvenciones para 1.600 atletas de la beca olímpica en todo el mundo y al equipo de refugiados del COI”.

Bajo el nombre simbólico “Here we Go” se encuentra trabajando un equipo de profesionales para determinar las prioridades y estrategias de gestión para que estos Juegos Olímpicos pospuestos sean factibles y exitosos. Bach señaló que entre las prioridades está crear un entorno seguro con respecto a la salud para todos los participantes, bajo los consejos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Al seguir esta estrategia, tenemos la oportunidad única de convertir la celebración de los Juegos Olímpicos pospuestos Tokio 2020 en un festival de unidad para la humanidad, y un símbolo de resistencia humana para superar esta crisis de coronavirus. Imagínense qué poderosa señal de esperanza serán estos Juegos Olímpicos para el mundo durante estos tiempos sin precedentes. La llama olímpica puede ser la luz al final del túnel oscuro en el que la humanidad se encuentra actualmente”.

Aunque el futuro después de la pandemia es impredecible, el alemán dice que debemos estar preparados para ver cómo podrán aportar el Movimiento Olímpico y sus valores; y planteó tres escenarios:

“En el primer escenario, la sociedad intentará continuar como antes de la crisis. Con este escenario, la crisis actual probablemente exacerbaría las desigualdades sociales y económicas ya existentes”.

“El segundo escenario se caracteriza en gran medida por la sociedad y las naciones impulsadas aún más por el egoísmo y el interés propio. Este escenario podría conducir a sociedades aún más divididas, a más desigualdades, con todos los riesgos sociales que esto conlleva para los sistemas políticos. Conduciría a un empeoramiento dramático de las relaciones internacionales, el proteccionismo y la confrontación política en todos los aspectos de la vida humana: la economía, el deporte, la cultura, la ayuda humanitaria, todo se convertiría en una herramienta política en esta confrontación política”.

“Las características principales del tercer escenario son más solidaridad y cooperación internacional. Este escenario significaría que hemos entendido que no podemos predecir o dar forma al estado futuro del mundo al depender únicamente de la tecnología, y que ningún individuo, ningún gobierno, ninguna nación puede resolver los grandes problemas de la humanidad por su cuenta. Esto conduciría a los esfuerzos para compartir las dificultades de la crisis de manera justa entre las personas y las naciones, y para fortalecer un orden mundial justo y cooperativo”.

“Al estar unidos por nuestros valores olímpicos de paz, solidaridad, respeto y unidad en toda nuestra diversidad, podemos hacer una contribución importante a este mundo posterior al coronavirus”, afirmó.

El presidente del COI reflexionó cómo el deporte y la actividad física son la mejor herramienta para una sociedad sana, incluso en enfermedades transmisibles. Detalló que el COI está a punto de concluir un nuevo Memorando de Entendimiento con la OMS.

“También tendremos que considerar qué puede significar el distanciamiento social para nuestras relaciones con los deportes electrónicos. Mientras mantenemos nuestros principios al respetar la “línea roja” con respecto a los valores olímpicos, alentamos a todos nuestros interesados aún más urgentemente a “considerar cómo gobernar las formas electrónicas y virtuales de su deporte y explorar oportunidades con los editores de juegos” (Declaración del 8a Cumbre Olímpica, 7 de diciembre de 2019). Algunos IF ya han sido muy creativos al organizar concursos remotos”.

En cuanto a los problemas económicos que traen las secuelas de coronavirus, Bach reconoció que será un periodo de crisis largo y profundo, pero alentó a los gobiernos a seguir apoyando el deporte, pues estudios demuestran que “el deporte puede desempeñar no solo un papel social positivo sino también económico para ayudar al mundo a recuperarse de la crisis. No somos parte del problema. Podemos ser parte de la solución”.

Sin embargo, reconoció que, en la mayoría de los eventos deportivos, como para todos los sectores de la sociedad, las cosas no serán como antes, por ello se fortalecerán las reformas de sostenibilidad y viabilidad de la Agenda Olímpica 2020 para hacer aún más ahorros posibles para los Comités Organizadores de los Juegos Olímpicos.

El COI como organización ya es carbono neutro, y su objetivo es que antes del 2030 la comunidad internacional alcance sus metas como respuesta al cambio climático.

Hizo un llamado a enfatizar nuestros valores olímpicos de solidaridad, paz, respeto mutuo y por las reglas mundiales del deporte. “Todos tenemos que hacer todo lo posible para asegurar que los Juegos Olímpicos sean apoyados por toda la comunidad internacional como la demostración de la “Unidad de la humanidad en toda nuestra diversidad”; que los Juegos Olímpicos están construyendo puentes para todos sin ningún tipo de discriminación; y que, por lo tanto, los Juegos Olímpicos como este evento deportivo, cultural y social único deben estar más allá de cualquier consideración política o divisiva”.

“Espero que con estas ideas pueda contribuir a una discusión integral. Por lo tanto, propongo una amplia consulta entre todos nosotros bajo la guía de la Junta Ejecutiva del COI y la Sesión del COI, como lo hicimos para la Agenda Olímpica 2020. Ya los antiguos griegos, a quienes les debemos los Juegos Olímpicos, lo sabían con cada La crisis llega una oportunidad. Aprovechemos esta oportunidad de una manera de unidad y creatividad para salir de esta crisis aún más fuerte que antes. El mundo posterior al coronavirus necesitará deporte, y estamos listos para contribuir a darle forma a nuestros valores olímpicos”, concluyó.

Esta nota tiene 1381 palabras