Radio CRE

Brasilia.- El Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha comenzado a retirar a los diferentes diplomáticos que es encuentran en la embajada y también del Consulado que se encuentra en Caracas, como medidas para reducir las relaciones con el Gobierno que preside Nicolás Maduro.

Las instrucciones publicadas el jueves en el boletín oficial removieron a cinco diplomáticos y 11 miembros del personal consular en Caracas, incluida la cónsul general Elza de Castro y dos consejeros ministeriales en la embajada.

El presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, no ha roto las relaciones con Venezuela como lo han hecho otros gobiernos en el hemisferio, incluido Canadá, porque los diplomáticos y oficiales militares brasileños han querido mantener una puerta abierta con Caracas.

Hay aproximadamente 10.000 brasileños viviendo en Venezuela, y las autoridades brasileñas dicen que más de medio millón de venezolanos han huido a Brasil de la crisis económica y política del país, con muchos de ellos continuando su camino a otras naciones sudamericanas.

El gobierno brasileño también se niega a renovar las credenciales de los enviados en Brasilia del presidente venezolano Nicolás Maduro, cuya legitimidad no es reconocida por Brasil y más de 50 países.

El gobierno de Bolsonaro ve al líder opositor Juan Guaidó como la cabeza legítima de una transición hacia una administración democrática en Venezuela, y reconoce formalmente a su enviada, Maria Tereza Belandria, como embajadora de Venezuela en Brasilia.

Belandria, sin embargo, vive y trabaja en un hotel de Brasilia porque la embajada venezolana aún está controlada por representantes de Maduro, especialmente el agregado militar, mayor general Manuel Barroso, quien de hecho dirige la embajada, que no ha tenido un embajador desde 2016.

Esta nota tiene 284 palabras