Radio CRE
Buenos Aires.- El actual Gobierno de Argentina piensa en un impuesto del 30% para la compra de divisas, además de otras medidas que incluye una ley de emergencia que pretende “resolver la crisis social y económica” del país.

El impuesto comenzará a aplicarse en cuanto el Congreso apruebe estas medidas que ingresaron este mismo martes al parlamento.

“Buscamos tranquilizar la economía argentina”, explicó el ministro de Economía, Martín Guzmán, en una conferencia de prensa para presentar el proyecto de ley de Solidaridad y Reactivación Productiva con el que el gobierno peronista de centroizquierda de Alberto Fernández instalado la semana pasada pretende dar un giro radical al rumbo de la economía.

La prioridad es que “Argentina deje de caer mientras protegemos a aquellos a quienes no les podemos pedir más esfuerzo”, explicó el ministro, muy crítico de la gestión del liberal Mauricio Macri, quien dejó la economía argentina con una caída estimada en 3,1%, inflación en torno a 55%, pobreza cerca de 40% y un desempleo de 10,4%.

El gobierno anunció que subirá los impuestos a las exportaciones agrícolas y que gravará en un 30% las compras en el exterior con tarjetas de crédito y a los viajes al extranjero, al igual que a las operaciones con medios electrónicos que impliquen pagos en dólares, como el abono a Netflix.

“Necesitamos desalentar el ahorro en una divisa que no producimos”, dijo.

Una gran mayoría de los argentinos tiene sus ahorros en dólares y gran parte de ellos se encuentra en el exterior. Según el último balance de Banco Central, Las reservas internacionales son de 43 700 millones de dólares. A finales del año pasado, estaban en unos 66.000 millones de dólares.

En el último año el peso argentino se devaluó en casi un 40%.

“El 70% de la recaudación del impuesto será destinado a financiar la seguridad social y el 30% para infraestructura y vivienda”, explicó Guzmán.

“Necesitamos recuperar nuestra moneda”, dijo este alumno del Nobel de Economía Joseph Stiglitz.

“La economía se tiene que tranquilizar”, adujo.

Los expertos insisten en que el mayor reto que enfrentará este gobierno en los próximos años se cifra en tratar de reducir la enorme deuda externa acumulada durante los cuatro años de la administración de Mauricio Macri.

Para los sectores más empobrecidos se instrumentarán devoluciones impositivas. En cambio se prevén mayores cargas sobre los sectores pudientes, entre ellas una readecuación de alícuotas del impuesto a los bienes personales.

Esta nota tiene 487 palabras