Radio CRE

Una joven madre que acababa de dejar a su hija en la escuela fue baleada la mañana de este martes en Las Orquídeas, en el norte de Guayaquil, cuando conducía hacia la casa de su madre.

Ocurrió horas después de que dos hombres fueran asesinados en Monte Sinaí y en el Guasmo sur. Además, minutos después del crimen de la mujer, la muerte de una adulta mayor, en lo que sería un robo, fue reportada a la Policía en el sector de la vía a la costa.

Estos cuatro casos elevaron este martes la cifra de muertes violentas a 263 en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), un 34 % más que los 196 crímenes registrados el año pasado.

Muertes violentas ya superan casos reportados en el 2018

Pero la escena que se vivió durante las primeras horas de la mañana en Las Orquídeas fue lamentable. Vecinos, conocidos y familiares de Paola Salvatierra Aguirre, de 23 años, llegaron poco a poco a la calle donde varias unidades de la Policía recopilaban evidencias.

Entre lágrimas y gritos se consolaban. Algunos familiares explicaron que apenas días atrás, el cuñado de Paola había sido asesinado en el Guasmo.

Según testigos, dos hombres con cascos que viajaban a bordo de una moto blanca dispararon a la mujer que circulaba por una de esas calles, a las 07:30.

Salvatierra perdió el control del carro tras los disparos y se estrelló contra un muro, junto a un solar baldío, a pocas cuadras de la casa de su madre.

El sur sigue liderando las cifras de muertes violentas

El mayor William Herrera, jefe de la Unidad de Muertes Violentas de la Zona 8, señaló que la mujer no registraba antecedentes penales. Indicó que era comerciante de ropa y, supuestamente, prestamista.

Ella recibió tres tiros en el pecho y la cabeza y su cuerpo fue retirado de la escena en medio de los gritos y el forcejeo de sus hermanas que intentaban llegar al cadáver. Al menos un centenar de moradores y curiosos llegaron a la zona.

Algunas cámaras de seguridad del sector captaron a los supuestos sicarios cuando huían.

Poco después se conoció que la hija de la fallecida vivía con la abuela, pues Salvatierra residía en una urbanización de la vía La Aurora. Casualmente, la madre de Paola, a la hora del asesinato, se hallaba en la Penitenciaría, visitando a un familiar.

Tras interrogar a algunos parientes y vecinos, los policías descubrieron que el exconviviente de Salvatierra y padre de su hija fue Esteban Raúl Ruiz Orellana, alias la Rana, quien encabezó la lista de los más buscados en el 2014 y que fue asesinado en noviembre del 2015.

Además, se informó que un hermano de la víctima, menor de edad, enfrenta medidas judiciales y los fines de semana permanece en el centro de internamiento de menores.

Esta nota tiene 489 palabras