Radio CRE

Una muerte cuyas circunstancias configurarían un femicidio se suscitó otra vez en Guayaquil. En las calles 20 y Vacas Galindo, suroeste, un hombre asesinó a su conviviente luego de haber retornado de un centro de diversión nocturno.

Cerca de las 08:30 de este domingo, Marco V., de 35 años, se acercó a la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) ubicada en la 17 y García Goyena, para confesar a los agentes policiales que había asesinado a su conviviente de 24 años, Nathaly Guerrero.

Ella sería la víctima 88 de femicidios en el país, considerando registros de organizaciones sociales.

“Emprendimos un operativo para dar con la ubicación de la vivienda. Según el presunto asesino, el suceso había ocurrido minutos antes”, relató el mayor Juan Espín, jefe del Distrito Portete, quien agregó que se investigaría si el supuesto asesino actuó bajos los efectos del alcohol.

Jairo Heras, subteniente de la Policía, estuvo a cargo del operativo. “Luego de preguntar con varios moradores del sector dimos con la vivienda donde se había perpetrado el crimen. Procedimos a entrar y nos encontramos con el cuerpo de la mujer semidesnuda y boca abajo con varias heridas”, mencionó el uniformado.

Según moradores, cerca de las 05:30 se escuchó una discusión, pero nadie alertó a la Policía ni al ECU911 porque pensaban que se trataba un incidente menor entre dos convivientes, refirió el subteniente Heras.

Omar González, vecino, aseguró en cambio que no escuchó ruidos por lo que lo dejó sorprendido despertar y enterarse de lo acontecido. “Yo nací y me crié en este sector y nunca había sucedido algo así por aquí. Me sorprende este hecho de violencia”, comentó.

Al sitio llegó personal de Criminalística para realizar el levantamiento del cuerpo de la mujer, que tenía heridas en la zona abdominal y las rodillas.

Paúl Erazo, capitán del Laboratorio de Criminalística, dijo que el cadáver presentaba entre 12 y 15 heridas de cuchillo y fue asesinada mientras ella descansaba en su habitación, en el segundo piso del domicilio.

La víctima deja a dos niñas menores de edad en la orfandad, una de ellas procreada con el presunto asesino.

Esta nota tiene 362 palabras