Radio CRE

Buenos Aires.- El técnico campeón de la Copa Sudamericana, el español Miguel Ángel Ramírez, ha ingresado en la historia del fútbol al conseguir con el Independiente del Valle, por ser el primer entrenador en conseguir un título internacional de la CONMEBOL.

IDV derrotó el sábado 3-1 al club argentino Colón de Santa Fe para ganar la Copa Sudamericana, un hito casi impensado para los hinchas del modesto club ecuatoriano.

A pesar de la consagración como uno de los mejores equipos de América y de que el logro llegó a los medios de su país, Ramírez dijo que lo hizo crecer fue abandonar su círculo de comodidad y que no le obsesiona volver a España.

“He disfrutado mucho estando fuera del país, y también he aprendido muchísimo”, indicó el entrenador.

Maestros de los inicios de su carrera, amigos del fútbol y su familia arribaron a Paraguay para presenciar la final a único partido, mientras que en su pueblo en Canarias muchos otros estuvieron pendientes del resultado.

Ramírez, de 35 años, además consiguió levantar un trofeo en su primera experiencia como entrenador de mayores, tras iniciar su carrera como profesor de educación física en escuelas y luego dirigir categorías juveniles en Unión Deportiva Las Palmas, Alavés, academia Aspire de Qatar y en el mismo IDV.

“Nunca lo soñé, nunca imaginé vivir esto. Lo mío empezó de casualidad. Yo ni lo quería ni lo buscaba. Tampoco me encontraba preparado para el fútbol profesional. Pero me vi en el día a día y me sentí a gusto”, añadió el DT, al que le ofrecieron pasar de entrenar juveniles a profesionales tras la salida en mayo de su compatriota Ismael Rescalvo.

Independiente del Valle, un club con apenas 10 años en la primera división de Ecuador y que se basa en la promoción de jugadores de la cantera, tenía como mayor logro internacional la campaña en la Copa Libertadores en 2016, a la que llegó tras superar a los populares River Plate y Boca Juniors de Argentina antes de caer en la final frente Atlético Nacional de Colombia.

El modelo de juego de posición, tenencia y presión alta del club ecuatoriano se repite desde la categoría Sub-12 hasta el primer equipo, aunque Ramírez también enfocó su labor en ordenar a los futbolistas “en sus vidas” fuera del campo para explotar al máximo las capacidades físicas y técnicas.

“Este título no es un regalo, es un premio para el club por haber creado una estructura y un proyecto desde los niños, y también es un ejemplo para los clubes que quieren crecer: que crean que es posible”, señaló el director técnico.

Los nuevos desafíos que tendrá IDV por delante como ganador de la Sudamericana son la Copa Libertadores 2020, la Recopa Sudamericana, la Copa Suruga Bank y el Mundial de Clubes 2021. “Ya no sólo se trata de darnos a conocer, creo que es una oportunidad para el club de dar un salto cualitativo”, concluyó Ramírez

Esta nota tiene 502 palabras