Radio CRE

El Gobierno Nacional y el movimiento indígena llegaron a un acuerdo que finaliza el paro nacional que había caotizado el país por 11 días. Con este acuerdo se establece un nuevo decreto que deja sin efecto el N° 883, para lo cual se instala una comisión que elaborará el nuevo decreto entre el Gobierno Nacional y los pueblos indígenas, con mediación de la ONU y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

“Se terminan las movilizaciones y medidas de hecho en todo Ecuador. Nos comprometemos a restablecer la paz en todo Ecuador”, así lo leyó el funcionario de la ONU, Arnaud Peral, que participó como mediador.

El acuerdo se firmó tras cuatro horas, transmisión realizada mediante televisión y redes sociales. Los mediadores se declararon dispuestos para iniciar de inmediato la redacción del nuevo decreto que reemplazará el que eliminaba el subsidio a la gasolina y el diésel.

Tras la lectura del acuerdo, Jaime Vargas volvió a intervenir y pidió nuevamente la renuncia de los ministros de Gobierno, María Paula Romo, y de Defensa, Oswaldo Jarrín. Finalmente, por la libertad, dijo que se levanta la medida de hecho en todo el país.

Un severo Lenín Moreno, en su primera intervención como primer mandatario, propuso que comisiones de diálogo armen un nuevo decreto perfeccionado, en referencia al 883 que eliminó el subsidio a los combustibles. No hagamos el juego a quienes dejaron destrozado el país.

De su lado, Jaime Vargas, presidente de la Conaie, dijo que no venimos a conformar comisiones; el pedido del país, no es del movimiento indígena, el pedido es la derogatoria del decreto, “si esto se decide aquí, el país se tranquiliza en este momento”.

El dirigente indígena Leonidas Iza dijo que le están dando mucho crédito a Correa. Con respeto digo que es un acto de irresponsabilidad creer que la inconformidad que se escucha en las calles es solo de correístas.

Han pasado 12 días en que el país ha perdido, dijo el ministro de Finanzas, Richard Martínez. Si se deroga, beneficiaríamos a las mafias, a los contrabandistas y los más ricos.  Son dólares que se van de la economía ecuatoriana.

Comenzó alrededor de las 17:50 el diálogo de paz entre el presidente Lenín Moreno y los dirigentes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas y el Frente Unitario de Trabajadores. Aunque estaba prevista para las 15:00, se atrasó por ‘razones operativas’.

En la cita también están presentes los presidentes de la Asamblea Nacional, del Consejo Nacional Electoral, del Consejo de la Judicatura, la Fiscal General, el Contralor.

Los intermediarios del diálogo explicaron la técnica para desarrollar el encuentro. Dieron cinco minutos para la intervención de cada participante. El primero en hacerlo es el presidente Lenín Moreno.

Un severo Moreno, en su primera intervención, propuso que comisiones de diálogo armen un nuevo decreto perfeccionado, en referencia al 883 que eliminó el subsidio a los combustibles. No hagamos el juego a quienes dejaron destrozado el país.

Lenín Moreno dijo que aceptó el diálogo porque es un hombre de interesarse en el otro, en conseguir la equidad.

Lo que no quiero dar bajo ninguna circunstancia es satisfacción y con los que no voy a conversar es con los correístas que se robaron la patria, los bastardearon a ustedes, les quisieron robar las organizaciones sociales que yo les devolví, dijo Moreno dirigiéndose directamente a Vargas.

Pedido es la derogatoria

Del lado indígena, Jaime Vargas dijo que llegaba con el saludo y peticiones de 15 nacionalidades y 18 pueblos. Agradeció a quienes han colaborado con los indígenas en los días que han estado en las calles capitalinas.

Es una medida que golpea a los estratos más pobres de la población. Dijo que la medida no genera desarrollo sino injusticia social. Su petición es la derogatoria del decreto y pide al Ejecutivo que respete las normas constitucionales. La improvisación de la política económica nos ha llevado a este estado de convulsión. Antes de que envíe las reformas legales anunciadas, la Corte Constitucional realice el respectivo control de constitucionalidad.

Demuestre que es una persona de diálogo, le dijo Vargas a Moreno. “Esperamos que hoy se encuentre una solución definitiva y duradera”.

El buen Gobierno es el que defiende a su pueblo, no los intereses de las transnacionales. Hoy se ve y se siente clarito señor presidente que la derecha está administrando el país. El Fondo Monetario Internacional, y es por eso que estamos aquí, hemos hecho todo el esfuerzo posible, expresó Vargas.

El dirigente considera que Moreno “tiene ministros vagos que no hacen nada por la patria”. Nunca contestan los celulares. Si en verdad quiere seguir construyendo los sueños de nuestro país, cambie la estructura de todo el país, expresó.

Intermediarios opinan tras primera intervención

Arnaud Peral propuso que la comisión que pide Moreno no demore en conformarse más allá de 48 horas, ante la grave crisis que vive el país.

También está la propuesta de Vargas de que las reformas que se vienen tenga control constitucional, compiló el intermediario.

Los intermediarios de dicho encuentro son funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE).

Analizar eliminación de subsidio

Esta tarde, antes de que se instale la primera reunión con el gobierno, el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), y otros colectivos de estudiantes y el Frente Popular insistían en la  derogatoria del decreto 883, que eliminó el subsidio a la gasolina extra y diésel.

La tarde de este domingo, se realiza en un lugar reservado el primer acercamiento al diálogo entre organizaciones sociales, la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), el FUT y el gobierno de Lenín Moreno, para alcanzar acuerdos respecto de la vigencia del decreto y terminar con diez días de paralización nacional que ha enfrentado el país

En ese contexto, el FUT emitió un comunicado en el que reconoce la intención de conversar, para encontrar una salida a la “conflictiva situación”.

Pero coinciden junto a la Conaie, en una reunión previa que habían mantenido, que se ratificaron en la “decisión de demandar la derogatoria del decreto 883”, el archivo de las reformas laborales, derogar el estado de excepción, y poner fin a la represión.

Y se acotó que, “mientras no exista respuesta clara del gobierno, mantendremos nuestra protesta”.

Esta nota tiene 1050 palabras