Radio CRE

“No al alza del combustible porque afecta a todos los ecuatorianos”, rezaba en el cartel que tres taxistas sostenían en medio de un tramo de la avenida Malecón Simón Bolívar, en el centro de Guayaquil.

Detrás de ellos estaban tres hileras de taxis que bloqueaban la mañana de este lunes el paso por esa arteria, en su intento por llegar a la Gobernación.

Era la manera que escogieron para protestar por las medidas dispuestas por el presidente Lenín Moreno, en la que se incluye la eliminación de los subsidios para la gasolina eco, extra y el diésel.

La protesta afectó además la circulación sobre las calles Víctor Manuel Rendón, García Avilés, Eloy Alfaro y Capitán Nájera, por donde avanzaron los taxistas.

Ocurría en medio de una jornada en la que Guayaquil intentaba recuperar su cotidianidad tras la paralización de los buses urbanos, que ayer salieron a laborar cobrando ya una tarifa de $ 0,40, aunque no haya sido aprobada por el Municipio.

De hecho, la protesta de los taxistas se daba en momentos en que el Concejo Cantonal sesionaba en el Municipio para dar un respaldo a la decisión de la alcaldesa Cynthia Viteri de no incrementar pasajes y que esa resolución la tome el Gobierno

En las calles, en los comercios y dependencias públicas, la gente trataba de llevar una jornada normal. En algunas zonas céntricas se vio policías realizando rondas y militares.

Los buses del sistema de la Metrovía salieron a operar con normalidad, sin embargo, el movimiento de estudiantes en las paradas y buses no era como un lunes normal. Eso porque padres de familia optaron por no mandar a sus hijos por temor a manifestaciones.

Afuera de la estación los taxistas se quejaron por la falta de pasajeros en la terminal. Pocos usuarios han acudido desde la semana anterior por el paro convocado a nivel nacional que motivó la declaratoria del estado de excepción por 60 días.

Pese a la situación, la estación matriz de la ciudad abre en su horario habitual.

En tanto, en la terminal terrestre de Guayaquil al menos hasta el mediodía de ayer, menos del 40% de cooperativas de transporte público inter e intraprovincial vendían pasajes.

Esto, debido al bloqueo de varias carreteras del país y manifestaciones en rechazo a las medidas económicas dispuestas por el Gobierno Nacional.

“No hay carro todo el día”, se leía en boleterías como la de la cooperativa La Maná.

Las empresas que viajan a la Sierra y a provincias costeras como Manabí y Los Ríos estuvieron cerradas en unos casos y en otros, el personal no atendía en las ventanillas.

Desde el fin de semana, las cooperativas ya se acogieron al incremento de hasta el 32% del pasaje, dictado por la ANT para el servicio interprovincial

Esta nota tiene 483 palabras