Radio CRE

Juana Quishpe venía desde Machachi, pero en ese lugar tuvo que bajarse de la camioneta para hacer trasbordo. Debía llegar al trabajo en la Villaflora.

A las 05:30 la Terminal Sur Ecovía, en Quito, se encontraba cerrada, mientras las personas esperaban algún transporte para movilizarse al centro o norte de la Capital.

Personal del Ejército intentaba retirar la tanqueta blindada de las Fuerzas Armadas que ayer fue lanzada y quemada por manifestantes, en la curva de Santa Rosa, en el cantón Mejía, Pichincha.

Grandes obstáculos, quema de llantas, presencia de manifestantes, ausencia de transporte público y muchas personas que caminaban a diferentes destinos es lo que se evidenció la mañana de este martes 8 de octubre en la Panamericana Sur, a la salida de Quito, en un recorrido que hizo EL UNIVERSO desde las 05:30 de este día, en que se cumple la sexta jornada de protestas en contra del Gobierno.

Tras la llegada masiva del movimiento indígena a la Capital, la tarde y noche del lunes 7 de octubre, hoy fue nula la presencia de estos grupos hasta Alóag (Mejía, Pichincha), sitio donde las personas del lugar tenían bloqueada la carretera con quema de neumáticos y palos.

Más al sur, en la Panamericana había otros cierres de la calle, pero no había presencia de indígenas como sucedió ayer, día en que una marea humana se tomó la vía.

En el recorrido, lo primero que se constató es que la Terminal Sur Ecovía, ubicada en el sector de Guamaní, estuvo cerrada y la gente buscó medios alternativos, como camionetas, camiones taxis regulares o informales, para movilizarse hacia el centro y norte de la Capital.

Más adelante, en La Joya, un inmenso tanque metálico estaba en la mitad de la calle.

En Santa Rosa, dos contenedores prácticamente cerraban la vía de norte a sur. Una pequeña brecha permitía el paso de los vehículos.

En este mismo sector, un grupo de militares trataba de retirar de la calle una tanqueta blindada de las Fuerzas Armadas, que ayer fue lanzada y quemada por manifestantes.

En Alóag era casi imposible continuar con el recorrido, pues lugareños cerraron el paso, aunque si se ‘colaboraba’ con cualquier cosa le permitían pasar.

Esta nota tiene 379 palabras