Radio CRE

Quito.- La final de la Copa Arrayanes exhibió un squash de primer nivel, en el partido disputado entre la canadiense Nikki Todd (64 en el mundo) y la mexicana Diana García (#88), el pasado sábado, en Arrayanes Country Club.

Durante cinco games, las jugadoras derrocharon talento en la cancha, en una reñida competencia que requirió de la cuenta máxima para finalizar con la victoria de la mexicana con puntajes de 11-8, 7-11, 12-10, 13-15 y 11-6.

Para el primer game, más segura y firme, la mexicana logró neutralizar las bolas ganadoras de Todd, quien lució insegura al atacar al drop y su tradicional dos paredes, lo que le permitió a García tomar la ventaja parcial 1-0 (11-8).

En el segundo game, la canadiense encontró nuevamente su precisión y el cambio de ritmo más efectivo le permitió la igualdad 1-1 (7-11).

El tercer game fue muy parejo en el punto a punto. La canadiense presionó de forma constante con el cambio de ritmo, pero la consistencia de García hizo posible la definición en el tie break y tras un golpe inesperado al finalizar el swing, que desconcentró a Todd, hizo posible la definición a favor de García para una nueva ventaja de 2-1 (12-10).

En el cuarto game, fuertes paralelas, especialmente por el revés, siguieron consolidando el juego de García. La diferencia estuvo en la definición, y aunque la mexicana tuvo su primer macht ball, fue la canadiense quien encontró esa inspiración en su juego para igualar y forzar la máxima cuenta: 2-2 (13-15).

Para el quinto game definitivo, fue la convicción y firmeza de la mexicana García, las que se impusieron, para convertirla en la campeona de Quito por 3-2 (11-6).

Diana García se coronó como la primera ganadora de la Copa Produbanco-Arrayanes 2019, que seguirá convocando, año tras año, a las mejores jugadoras del ranking profesional.

La competencia fue la parada de apertura del calendario de la Professional Squash Association (PSA) para 2019 y 2020, que justamente se inicia en el mes de septiembre.

El PSA Arrayanes contó con la participación total de 21 jugadoras provenientes de 9 países de América, Europa y África.

Los premios entregados ascendieron a los 12 mil dólares, lo que convirtió a este challenger en el más atractivo de Latinoamérica, por el incentivo económico y, sobre todo, por el impulso significativo que genera para el desarrollo del squash femenino en la región.

Esta nota tiene 386 palabras