Radio CRE

El huracán Dorian dejó a su paso enormes inundaciones en las Bahamas este lunes, después de azotar al archipiélago con tanta agua que las autoridades exhortaron a la población a hacerse de dispositivos de flotación y de martillos en caso de que sea necesario romper sus áticos para escapar de las crecidas. Por lo menos 5 decesos se han atribuido a la tormenta.

El huracán se debilitó ligeramente este lunes y pasó a categoría 4, pero según informaron las autoridades meteorológicas de Estados Unidos, continúa representando una seria amenaza, señaló el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

“Estamos en medio de una tragedia histórica”, declaró el primer ministro Hubert Minnis, quien señaló que los decesos fueron reportados en las Islas Ábaco.

La tormenta se mantuvo casi estática mientras despedazaba techos, volcaba vehículos y obligaba incluso a las cuadrillas de rescate a refugiarse mientras pasaba el meteoro.

El huracán Dorian golpea con fuerza en su paso por Bahamas

Las autoridades señalaron que recibieron un “tremendo número de llamadas de personas dentro de casas inundadas. Una estación de radio recibió más de 2.000 mensajes solicitando ayuda, incluyendo reportes de un bebé de cinco meses de edad sobre un techo y una abuela y seis nietos que abrieron un hoyo en su techo para escapar del creciente nivel del agua.

Otros reportes incluían a un grupo de ocho niños y cinco adultos varados en una autopista, así como dos albergues inundados.

En un mensaje de texto desesperado, una mujer clamó por ayuda, según el mensaje de texto reenviado a la AFP por Yasmin Rigby, residente de Freeport, principal ciudad de Gran Bahama.

“Cualquiera que pueda ayudarme, soy Kendra Williams. Vivo en Heritage. Estamos bajo agua; estamos en el techo”.

“Alguien puede por favor asistirnos o enviarnos ayuda. Por favor”. “Yo y mis seis nietos y mi hijo estamos en el techo”.

El miedo se apoderó de los residentes de Freeport cuando los vientos arrancaron las persianas y el agua comenzó a llegar a los hogares, dijo Rigby.

“Las personas que pensaban que estaban a salvo ahora están pidiendo ayuda”, añadió. “El esposo de mi mejor amiga está atrapado en el techo de su casa con dos metros de agua debajo”.

El residente de Ábaco Ramond A. King proporcionó imágenes de desolación que muestran calles inundadas atravesadas por árboles y postes de energía arrancados de cuajo, viviendas devastadas.

“Miren esto”, se le escucha decir en la grabación. “Necesitamos ayuda, está todo caído. Todo caído. Miren mi casa sin techo. Aún tengo la vida. Gracias a Dios por la vida. Puedo reconstruir”.

Según una estimación inicial de la Cruz Roja, unas 13.000 casas podrían haber sido dañadas o destruidas por el paso de Dorian en Bahamas.

Los meteorólogos advirtieron que Dorian podría generar una marejada ciclónica de hasta 7 metros (23 pies) de altura.

El jefe de policía Samuel Butler exhortó a la población a mantener la calma y compartir sus coordenadas de GPS, pero indicó que las cuadrillas de rescate tenían que esperar hasta que mejoraran las condiciones meteorológicas.

“Simplemente no podemos llegar a ustedes”, dijo a la estación radiofónica ZNS.

En tanto, en Estados Unidos el Centro Nacional de Huracanes (NHC) extendió los avisos preventivos a todas las costas de Florida y Georgia. Los meteorólogos pronostican que Dorian se mantenga en paralelo al litoral, pero uno de ellos, Daniel Brown, advirtió que “tan sólo una pequeña desviación” podría ser suficiente para que el huracán se dirija a tierra.

El NHC dijo en su boletín que el ciclón estaba virtualmente estacionado con vientos de 230 km por hora y advirtió que “el núcleo del extremadamente peligroso huracán Dorian seguirá azotando la isla Gran Bahama entre la mañana del martes”.

El NHC también advirtió que “el huracán se moverá peligrosamente cerca de la costa este de Florida esta noche (lunes) hasta el miércoles por la noche, y luego peligrosamente cerca de las costas de Georgia y Carolina del Sur en la noche del miércoles y el jueves”, dijo.

Florida, Georgia y Carolina del Sur ordenaron la evacuación obligatoria de cientos de miles de residentes de la costa a partir del mediodía del lunes.

“Si está en una zona de evacuación, salga AHORA. Podemos reconstruir su hogar. No podemos reconstruir su vida”, dijo el gobernador de Florida, Rick Scott, en Twitter.

Joe Lewis, un veterano de la marina de 41 años de Florida, se hizo eco del sentimiento mientras aseguraba un aire acondicionado en su casa rodante en Jensen Park, una de varias en el área que estaban casi vacías.

“No importa si tengo una casa de un millón de dólares. La dejaré. Mi vida es más importante”, dijo mientras se preparaba para unirse a otros residentes de Florida que escapaban de la tormenta.

En la cercana Santa Lucía, Dan Peatle, de 78 años, también había huido de su comunidad de retiro para refugiarse en un hotel.

“Me enferma. No me gusta”, dijo mientras salía a tomar aire antes de que se acercara la tormenta.

“He pasado por siete u ocho desde que he estado en Florida, desde el año 73. Y son todos iguales, ya sabes. Rompen todo, y hay que volver a armarlo”.

La costa este de Florida está protegida por “islas barrera”, islotes alargados que corren a lo largo de la costa, que deben ser evacuadas obligatoriamente.

Pero algunos aprovechan hasta el último momento para ir a ver al mar antes de que las islas queden incomunicadas: oleaje, fuerte y agitado, bruma en el horizonte, lluvia intermitente y el viento levantando remolinos de arena.

“Es hermoso… La arena, el viento… es glorioso”, comentó Jed Guty, un colombiano que no quiso decir su edad porque es “muy viejo” y ha pasado por varios huracanes.

Esta nota tiene 985 palabras