Radio CRE
AP

Lima – La justicia peruana anunció este viernes que postergó indefinidamente su decisión sobre si libera o mantiene en prisión a la líder opositora Keiko Fujimori mientras es investigada por presunto lavado de dinero proveniente de la constructora brasileña Odebrecht para sus campañas presidenciales.

“No se ha tomado resolución” entre los cinco jueces de la Sala Permanente de la Corte, dijo su presidente Hugo Príncipe en una audiencia que duró menos de cinco minutos, al explicar que deberán seguir deliberando hasta alcanzar un acuerdo de mayoría para emitir su fallo.

Para dirimir el caso, la Sala deberá agregar un sexto juez y el fallo podría demorar hasta cuatro meses, dijo una fuente judicial.

“Sala Penal Permanente de la Corte Suprema vota en discordia sobre casación planteada por Keiko Fujimori y otros para anular prisión preventiva de 36 meses en proceso por lavado de activos vinculado con aportes ilícitos de Odebrecht”, dijo el poder judicial en Twitter minutos después.

Keiko, de 44 años y dos veces candidata presidencial, no estaba presente en el tribunal, sino que seguía la audiencia por teleconferencia desde la cárcel de mujeres de Chorrillos, al sur de Lima.

La primogénita del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), también encarcelado, fue enviada por un juez a prisión preventiva el pasado 31 de octubre en el marco del escándalo de la constructora brasileña Odebrecht, que también salpica a cuatro exmandatarios peruanos.

La líder opositora, cuyo partido controla el Congreso, esperaba conseguir su libertad este viernes, tras presentar un recurso de casación ante la Corte Suprema para anular la orden de detención preventiva por 36 meses contra ella y tres colaboradores.

Todos los presidentes que han gobernado Perú desde 2001 tienen cuentas pendientes con la justicia por sus nexos con Odebrecht.

El expresidente Alejandro Toledo (2001-2006) fue detenido en Estados Unidos por una solicitud de extradición de la justicia peruana.

El exmandatario Ollanta Humala (2011-2016) y su mujer afrontan un juicio por lavado de activos y corrupción que podría llevarlos más de 20 años a la cárcel y el expresidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) está bajo arresto domiciliario mientras también es investigado por un caso ligado a la constructora brasileña.

En tanto, Alan García (2006-2011) se suicidó de un disparo en la cabeza para evitar ser detenido mientras se lo investigaba por sus nexos con Odebrecht.

Esta nota tiene 397 palabras