Radio CRE

Quito – Con el fin de evitar medidas extremas que comprometan la salud de los maestros jubilados que pliegan a una huelga de hambre que lleva casi dos semanas y hacer que el Gobierno cumpla el pago en efectivo de compensaciones a los jubilados de más de $350 millones, el defensor del Pueblo, Freddy Carrión, presentó hoy una acción de protección en la Unidad Judicial Norte, en Quito.

Según Carrión, lo que se pretende con la acción de protección es tutelar el derecho de los maestros jubilados y dentro de ellos principalmente a quienes se encuentran en una huelga de hambre, la cual ha provocado una situación “crítica”  en lo que tiene que ver con el estado de salud de los protestantes.

“Creo que era necesario y urgente presentar esta acción de protección. (…) Principalmente por las obligaciones que tiene el Estado con un grupo sensible como son los adultos mayores. (…) (La acción) tiene que ver con la protección de lo derechos de los maestros jubilados de que se se haga el pago de sus compensaciones jubilares, estos $350 millones que el Estado se comprometió y debían estar dentro del presupuesto que debería ser atendido desde el 23 de mayo (pasado) que se  firmó dicho acuerdo”, dijo.

Carrión reiteró que el 23 de mayo pasado con la presencia del presidente de la Asamblea, César Litardo, se firmó un acuerdo en el que se señalaba que dentro del presupuesto se encontraban ya establecidos los $350 millones para el pago de las compensaciones jubilares. Agregó que “siempre” se habría hablado de un pago en efectivo para los jubilados.

Aclaró que el tema de los bonos si bien es una opción, queda a criterio de los jubilados el recibir o no de esta forma sus compensaciones. “Creemos que esa es una obligación inmediata que se tiene que cancelar en efectivo y quienes quieran acogerse al tema de los bonos podrán acogerse. Ese es un tema netamente voluntario”, explicó el defensor.

De aceptarse la acción de protección, primero existirá el sorteo de ley para saber qué juez revisará el proceso. En un plazo de 48 horas se deberá convocar a una audiencia en la que las partes expondrán sus argumentos.

 

 

 

 

Esta nota tiene 373 palabras