Radio CRE

Lima.- Nos preguntamos ¿qué más puede entregarle al país la halterista Alexandra Escobar? quien a sus 39 años de edad acaba de romper un récord panamericano en arranque y colgarse la medalla de plata en la disciplina de levantamiento de pesas, dándole una dura competencia a la colombiana María Lobón de apenas 21 años, que terminó llevándose el oro en la división 59 Kg. acá en los XVIII Juegos Panamericanos de Lima.

Alexandra responde sin titubear y casi sin pensarlo, más bien dejando que hable su corazón… “Por mi país he dado todo y seguiré entregándole mi mayor esfuerzo cuando se trata de defender los colores de la bandera… Hoy no se dio… Hice todo lo posible para subirme en el podio y cantar el Himno Nacional; pero esta es la voluntad de Dios y hay que respeterla. Termino contenta porque tuve cinco aciertos de seis y eso me deja tranquila; pero me voy en deuda con mi país, la verdad lo siento por no haberles podido dar la medalla de oro…”.

Escobar, quien tuvo un gran inicio en arranque, levantando 94 kg. en su primer intento, segundo mejor peso detrás de la colombiana Lobón que puso 95 Kg.; para luego, con su segundo intento válido concluir sumando 97 Kg. como peso final levantado, debido a que su tercero fue nulo al no poder con los 99 kg. solicitados. Al final de la serie ambas compartieron el primer puesto con 97 Kg.

“Considero que tuve un gran arranque… Y si bien tuve dos aciertos de tres, en el segundo logré nueva marca panamericana con los 97 Kg. levantados; pero mi trabajo en envión también fue muy bueno al superar mis expectativas y estaba confiada en que podría ganar el oro. La diferencia apenas de un kilogramo en el total no me permitió hacer realidad el sueño que tenía en mente, cantar nuevamente el himno de mi país…”, agregó.

En sus tres intentos válidos, Escobar levantó en su orden 117, 121 y 123 Kg.; por su parte, Lobón puso 119, 122 y 124 Kg. Al final el total de los mejores pesos de arranque y envión le dieron a Alexandra 220 Kg. y a la colombiana 221 Kg., quien se llevó la medalla de oro.

“Hice tantos sacrificios para estar aquí, para subirme al podio y seguir siendo de las mejores en mi división a la edad que tengo, y eso me deja tranquila. Ahora seguiremos trabajando duro, como siempre lo hago, e intentando seguir dándole alegría a mi país…”, resaltó, para terminar dedicándole el triunfo a quien siempre se “lleva” sus éxitos, su hijo Dominic… “él siempre me está esperando y alentándome, y también a mis ángeles que tengo muchos en el cielo y me están cuidando…”.

Esta nota tiene 471 palabras