Radio CRE

El mexicano Joaquín Chapo Guzmán, uno de los narcotraficantes más célebres del mundo, fue sentenciado este miércoles a cadena perpetua más 30 años adicionales en un tribunal de Nueva York.

El Chapo, de 62 años y exjefe del cartel de Sinaloa, llegó a ser el hombre más buscado por Estados Unidos tras la muerte de Osama Bin Laden y es el mayor capo del narcotráfico extraditado y enjuiciado por Estados Unidos.

El gobierno de Estados Unidos lo encontró culpable de traficar o intentar traficar 1.213 toneladas de drogas a este país a lo largo de un cuarto de siglo, así como 1,44 toneladas de base de cocaína, 222 kg de heroína, casi 50 toneladas de marihuana y ‘cantidades’ de metanfetaminas.

“El juez me negó un juicio justo cuando todo el mundo estaba observando”, dijo Guzmán, tras conocer el fallo.

Los abogados de Guzmán, liderados por Jeffrey Lichtman, se quejaron del jurado e indicaron que no se había seguido correctamente el proceso, al que calificaron como una ‘inquisición’.

Durante el juicio, la acusación presentó pruebas de que ordenó la muerte o torturó y mató él mismo a por lo menos 26 personas o grupos de personas, incluidos supuestos informantes, narcos rivales, policías, socios y hasta familiares.

Luego de un rocambolesco juicio de tres meses, lleno de momentos escabrosos y surrealistas, el 12 de febrero de este año un jurado le declaró culpable de 10 delitos de narcotráfico, lavado de dinero y posesión de armas de fuego.

Con esta sentencia el gobierno estadounidense quiere asegurarse de que el Chapo, considerado el mayor narcotraficante del planeta tras la muerte del colombiano Pablo Escobar, pasará el resto de su vida tras las rejas, por la sentencia a cadena perpetua más 30 años por el uso de armas de fuego para cometer crímenes de narcotráfico, incluidas ametralladoras.

La ley obligó al juez federal de Brooklyn Brian Cogan a aplicarle cadena perpetua por la gravedad de sus crímenes.

Esta nota tiene 340 palabras