Radio CRE

Reos de la Penitenciaría del Litoral y del Centro de Privación Regional se negaron a desayunar pero se negaron a probar los alimentos y se declararon en huelga de hambre, al tiempo que difundieron en redes sociales un comunicado informando que la medida se realiza para que las autoridades atiendan sus necesidades.

Los familiares, ubicados en los exteriores de la cárcel, dijeron que ellos prefieren “morir de hambre que seguir padeciendo ahí adentro”.

Un policía de la cárcel Regional confirmó la medida y dijo que se habrían negado a desayunar.

Hasta el momento las autoridades no se han pronunciado al respecto

Aseguraron que en algunos pabellones no hay agua, que habría un brote de una infección dermatológica y que algunos realizan sus necesidades en los mismos envases en los que les llevan la comida.

La mañana de este miércoles afuera de la Penitenciaría había familiares y abogados realizando peticiones para cambiar de pabellones a los internos.

Consideraron que los están castigando por los actos de violencia.

En la cárcel de Turi en Cuenca, de El Recreo en Portoviejo y en el Centro de Rehabilitación de Tulcán no se registraban novedades hasta esta mañana.

La medida en Guayaquil se cumple ante las 15 demandas de los internos de los centros de reclusión, que se difundieron ayer, y entre las cuales están:

– Restablecer las seis visitas que tenían.

– Redoblar la seguridad en los controles.

– Autorizar el ingreso de los hijos menores de edad.

– Contratar otra empresa para el servicio de comida.

– Solucionar el suministro de agua potable.

– Dotar de mini hospitales para la atención médica.

– Terminar con el economato, cambiando de empresa.

– Agilitar los trámites para los beneficios de ley

– Aprobar de manera urgente el beneficio de rebaja de penas por méritos.

– Crear talleres artesanales para explotar la mano de obra de los internos.

– Descentralizar los trámites para buscar la libertad y que no se tenga que depender de Quito.

– Permitir la comunicación de telefonía móvil controlada.

– Permitir la organización del sector, integrada por familiares, amigos y exinternos.

– “Terminar con el negocio de los pabellones y traslados amañados.

– Respetar derechos y dignidad.

Esta nota tiene 390 palabras