Radio CRE
Cortesía Agencia EFE

Las protestas que promueve la Plataforma para la defensa de la Salud y Educación, que aglutina a médicos y maestros, continúan este viernes en Honduras con el bloqueo de carreteras, como ha venido ocurriendo en las últimas semanas, que impiden la libre circulación de vehículos.

En Tegucigalpa, individuos con el rostro cubierto que dicen ser estudiantes, bloquearon la salida hacia el sur del país y obstaculizaron la circulación con piedras, quema de neumáticos y basura, mientras policías los desalojaron sin enfrentamientos.

Pero los incidentes más violentos se registran en el municipio de Villa Nueva, departamento norteño de Cortés, donde manifestantes se enfrentan con la Policía, que lanzó gas lacrimógeno.

Los manifestantes han atravesado en las vías contenedores para hacer una especie de barricada para impedir la circulación de vehículos, lo que ha obligado a centenares de personas a caminar largas distancias para llegar a su trabajo.

Los policías intentaron contener las protestas, pero fueron recibidos a pedradas por los manifestantes, lo que dio paso a una batalla campal en un bulevar de Villa Nueva que, según medios locales, ha dejado un herido de bala.

En la protesta de hoy, un grupo de manifestantes colocó piedras, palos y otros objetos para hacer una especie de barricada en una de las principales carreteras del departamento de El Paraíso, en el oriente del país, por lo que el tránsito de vehículos se mantiene interrumpido, sin presencia policial.

En Tegucigalpa, individuos con el rostro cubierto, que dicen ser estudiantes, ocupan desde primeras horas de la mañana la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah).

Cortesía Agencia EFE

La protesta es porque “seguimos resistiendo, seguimos en lucha, los estudiantes conscientes estamos presente ante todos los atropellos y la ingobernabilidad de parte del Estado”, dijo a periodistas una de las manifestantes, que no se identificó.

Honduras vive una crisis social, política y económica derivada de protestas iniciadas en mayo por médicos y maestros del sector público que exigen mejores sistemas de educación y salud.

Algunas de las manifestaciones, a las que se han sumado varios sectores y se derivaron de la aprobación en abril, por parte del Parlamento, de dos decretos asociados a la educación y la salud, han terminado con violencia y daños a la propiedad privada.

Médicos y docentes exigieron al Gobierno la derogación de los decretos, porque según ellos se orientaban a privatizar la educación y la salud, y despidos masivos de empleados de ambos sectores, lo que siempre ha rechazado el Gobierno.

El Gobierno que preside Juan Orlando Hernández derogó el pasado día 2 los dos polémicos decretos, pero las manifestaciones no han cesado.

Esta nota tiene 453 palabras