Radio CRE

París.- La tenista de origen australiana Ashleigh Barty es la nueva reina de Roland Garros al vencer a la checa Marketa Vondrousova por marcador de 6-1 y 6-3 en su primera final de un Grand Slam como singlista.

Barty, de 23 años y quien trepará desde el octavo al segundo puesto del ranking WTA tras esta conquista, sucede en el trono a la rumana Simona Halep, aunque ya había festejado en un Grand Slam alguna vez.

La flamante reina de Francia se había consagrado campeona el año pasado en el US Open, pero en el torneo de dobles junto con la estadounidense Coco Vandeweghe, título que se sumó al que logró en la categoría junior en Wimbledon, en 2011. El de hoy, sin dudas el más importante, es el primero que logra sobre polvo de ladrillo, pues los cuatro restantes obtenidos como singlista los había ganado sobre superficie dura (tres) y sobre césped.

Barty es la primera australiana en consagrarse en Roland Garros en casi medio siglo, pues la última había sido la legendaria Margaret Smith, que en 1973 sumó su quinta y última corona en este certamen. Además, la nueva campeona de Roland Garros se convirtió en la primera campeona australiana en un Grand Slam en ocho temporadas, pues Samantha Stosur había sido la última al conquistar el US Open en 2011.

Hoy, apenas 70 minutos le bastaron para derrotar a la joven Vondrousova en el court central Philippe-Chatrier, el mismo donde un rato antes el austríaco Dominic Thiem avanzó a la final derrotando al serbio Novak Djokovic.

La demora que sufrió la definición de esa semifinal masculina, suspendida en la víspera por lluvias que volvieron a condicionarla hoy en la reanudación, terminó afectando también el horario de inicio de la final femenina.

Poco pareció mellar esta situación de incertidumbre el ánimo de Barty, quien tras su consagración dijo haber disputado “el partido perfecto” ante una Vondrousova a la que no le dio oportunidad alguna.

Esta nota tiene 320 palabras