Radio CRE

Fuertes y variadas críticas marcaron el final de Game of Thrones, que llegó a su fin el domingo con una muerte impactante y la coronación de un rey inesperado.

80 minutos fueron suficientes por el final controvertido de la temporada ocho, con el Trono de Hierro reducido a metal líquido y un final de leyenda.

HBO dijo que el final de la serie tuvo un récord de 19,3 millones de espectadores en Estados Unidos.

La última temporada de Game of Thrones fue un rotundo éxito en audiencia, pero no agradó a algunos fans. Muchos creen que la serie se ha vuelto precipitada e incoherente y que los guionistas, literalmente, están molestando a los personajes. Uno de los giros argumentales más criticados ha sido el de Daenerys, pero esta decepción tiene una explicación, detalla Europa Press.

La psicóloga clínica Janina Scarlet, que además es escritora y fan de la saga literaria de fantasía, explica que la decepción del público se debe a que, cuando nos sumergimos en un mundo de ficción, nos hacemos una idea propia de cómo debe acabar la historia. Y cuando esta idea no se cumple, el sentimiento que provoca es decepción.

Según el sitio Rotten Tomatoes, el final recibió un 59% de aprobación de los críticos de televisión comparado con el 92% del estreno de la temporada 8 el 14 de abril.

Los creadores de series de televisión David Benioff y D.B. Weiss no dijeron nada este lunes. Los productores ejecutivos habían dicho que no planeaban hacer declaraciones luego de la emisión del último episodio.

Esta nota tiene 266 palabras