Radio CRE

Este Viernes Santo los católicos recuerdan la Muerte y Pasión de Jesús, meditando cada una de las quince estaciones del viacrucis o camino a la cruz.

Por ratos, la reflexión en cada estación que se distribuyó entre las 26 cuadras de la romería, se veía interrumpida por quienes pretendían adentrarse en el cerco policial en el que iba resguardada la imagen del Cristo del Consuelo. Casi 700 policías estuvieron en la caminata.

A las 07:06 de este Viernes Santo se inició la procesión del Cristo del Consuelo que en este año llega a su edición número 59 recorriendo las calles del suroeste de Guayaquil.  La imagen arribó a las 09:30 al sector del Cisne 2, luego de lo cual entró a la explanada en la que está el monumento del Cristo del Consuelo.

“Hemos rogado por cientos, por miles de ancianos… también hemos meditado, hemosa compañado a Jesús en sus momentos difíciles”, expresó el arzobispo de Guayaquil, monseñor Luis Gerardo Cabrera, quien acompañó la procesión con el párroco del santuario, Ángel Villamizar.

Más temprano, monseñor exhortó a la comunidad a no solo quedarse con la conmemoración del Viernes Santo pues la fiesta mayor es el Domingo de Resurrección, que recuerda la resurrección de Cristo, verdadero sentido de la fe católica.

La devoción del Cristo del Consuelo comenzó en 1960. Desde entonces, aumenta su magnitud cada Viernes Santos. Jhonson Aguilar, de 56 años, lleva medio siglo siguiendo la cruz y la estatua de la Virgen María.

Miles seguían el Vía Crucis por altoparlantes y coreaban los rezos. La mayoría de asistentes tenían rosarios, velas encendidas e imágenes religiosas en sus manos. La mañana estuvo nublada con una temperatura de 26 Cº.

El Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil colocó motobombas a a lo largo del trayecto de 26 cuadras, para lanzar chorros de agua y refrescar a los caminantes.

Para la procesión se desplegó un contingente de 200 bomberos; 698 uniformados de la Policía Nacional; personal de la Cruz Roja y agentes de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), que cerró el acceso vehicular para evitar inconvenientes y que el paso peatonal fluya.

Durante la jornada, se registró el deceso de un servidor policial. Al parecer, el uniformado se sintió mal y fue trasladado hasta un hospital donde se comprobó su muerte.

La Policía notificó también la recuperación de una menor de edad extraviada. La pequeña fue llevada hasta una carpa ubicada a lado de la tarima principal, hasta que llegue su papá a recogerla.

La peregrinación concluyó con una misa campal, un Padre Nuestro y una oración a María. Los fieles se tomaron de las manos y gritaron un “amén y viva el Cristo del Consuelo”, en coro.

En la ceremonia religiosa, el arzobispo de Guayaquil, Luis Cabrera, pidió por las familias, por los enfermos, por el país y por la conversión no solo en Semana Santa.

Esta nota tiene 493 palabras