Radio CRE
París.- El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha prometido que “Reconstruiremos Notre Dame”, luego de estar presente en la Catedral parisina, la misma que fue arrasada por un incendio.

“Se ha evitado lo peor, aunque todavía no hemos ganado la batalla totalmente”, añadió el mandatario, visiblemente emocionado, antes de agradecer a los bomberos por haber salvado las dos torres y la fachada del monumento.

“Las próximas horas serán difíciles”, añadió Macron, describiendo el siniestro como una “terrible tragedia”, pero señaló que Francia hará un llamado “a los más grandes talentos” para reconstruir el edificio.

La fiscalía de París dice que por ahora los investigadores están tratando el incendio que destruyó parte de la catedral de Notre Dame como un accidente.

La fiscalía indicó el lunes que descartó que se trate de un incendio provocado, incluidos posibles motivos relacionados con el terrorismo.

La policía de París llevará a cabo una investigación sobre “destrucción involuntaria provocada por fuego”, agregaron los fiscales.

Los bomberos de París luchaban a contrarreloj contra las llamas para tratar de salvar la emblemática catedral de Notre Dame de París del incendio que ya derribó la aguja. Por el momento consiguieron “preservar” la estructura.

“Podemos considerar que la estructura está a salvo y preservada en su globalidad”, informó el comandante de la brigada de bomberos de París, Jean-Claude Gallet.

Era la noticia que toda la ciudad esperaba desde hacía horas, con el corazón en un puño.

“El fuego bajó de intensidad”, declaró el secretario de Estado de Interior Laurent Nuñez, muy aliviado. Poco antes había dicho que no estaba seguro de que se pudiera “frenar la propagación en la torre norte”.

Una investigación judicial por “destrucción involuntaria” fue abierta en Francia tras el incendio que arrasaba la catedral de Notre Dame, indicó la Fiscalía de París.

Los investigadores privilegian la pista de un incendio accidental que comenzó en el techo de la catedral, donde se realizaban obras de renovación, indicó una fuente cercana a la investigación.

Las llamas se propagaron rápidamente y una enorme nube de humo visible a kilómetros de distancia envolvió el monumento histórico más visitado de Europa en plena Semana Santa.

En poco más de una hora el fuego echó abajo la aguja de 93 metros de alto, provocando un grito de horror entre la muchedumbre agolpada en los puentes del Sena y en las calles adyacentes.

Con su caída desaparece una parte de la historia de la Ciudad Luz. “París está desfigurada. La ciudad nunca volverá a ser como antes”, lamentaba Philippe, un francés de unos 30 años.

Alrededor de 400 bomberos están movilizados con mangueras de agua tras descartar el uso de aviones cisterna para evitar que la presión del agua provocara el colapso del monumento.

La alcaldía de París puso en marcha una operación para “salvar todas las obras de arte”.

Una parte de la isla de la Cité, el barrio donde está ubicada la catedral, fue evacuada.

La policía pidió a la población que evitara el sector y “dejara paso a los vehículos de rescate”.

Las impresionantes imágenes dieron la vuelta al mundo, difundidas en directo por las televisiones y las redes sociales.

La catedral de Notre Dame, con alrededor de 13 millones de visitantes al año, es el monumento histórico más frecuentado de Europa y ha sido inmortalizado por Victor Hugo.

Esta nota tiene 578 palabras