Radio CRE

Caracas.- El control por el Gobierno Venezolano entre Nicolás Maduro y Juan Guaidó se intensifica, ya que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump realizó una llamada al líder opositor al gobierno ratificando su total apoyo para que pueda liderar el cambio en el País Sudamericano.

La pulseada entre Maduro y el dirigente de la oposición -que se autoproclamó presidente encargado al desconocer la victoria de Maduro en unas polémicas elecciones el año pasado- mantiene en vilo a la nación, que enfrenta nuevas sanciones de Washington a su sector petrolero, fuente del 90 por ciento de sus ingresos.

En represalia por las sanciones, el Tribunal Supremo de Justicia, la máxima corte venezolana y considerada pro gobierno, impuso el martes por la noche una prohibición de viaje a Guaidó y congeló sus cuentas bancarias.

Un ingeniero de 35 años, Guaidó se ha convertido rápidamente en la cara de una desmovilizada oposición y logró llevar a las calles a cientos de miles de venezolanos cansados de la crisis económica, marcada por la escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que empujó a millones a emigrar, en el mayor éxodo en la historia moderna de Venezuela.

Guaidó, que encabeza la Asamblea Nacional controlada por la oposición, fue reconocido también por la mayoría de los países del hemisferio occidental y por las potencias de Europa como presidente interino, en el mayor desafío para Maduro desde que asumió hace nueve años.

El miércoles, Guaidó agradeció al mandatario estadounidense Donald Trump por la llamada y dijo que el presidente respaldó su “labor democrática” y ratificó el compromiso de suministrar ayuda humanitaria al empobrecido país. Según la Casa Blanca, los dos quedaron en mantener comunicación con regularidad.

Guaidó busca nuevas elecciones con el argumento de que Maduro ganó un segundo mandato de manera fraudulenta el año pasado. Y para ganar apoyo castrense, ofrece una amnistía a militares y a funcionarios que den la espalda a Maduro.

Pero hasta el momento Maduro cuenta con la lealtad de los militares y es poco probable que retroceda. Rusia y China también son aliados estratégicos, lo que le brinda respaldo diplomático frente a Washington en las Naciones Unidas.

Rusia, que junto con China son dos grandes acreedores del país sudamericano, pidió el miércoles a la oposición venezolana que abandone cualquier condición previa que pueda tener y comience a dialogar con Maduro.

Esta nota tiene 401 palabras