Radio CRE

Guayaquil.- Para Milton Bajaña, habitante del recinto Nueva Unión de Bapao, fiesta es fiesta en el campo sea lunes, mediados o fin de semana. “Las cabalgatas y los rodeos son nuestra manifestación cultural festiva más importante del pueblo montubio”.

Mientras prepara a su corcel, indica que cada vez que existe un desfile de caballistas para ellos es un día de fiesta. “Es importante el trabajo que desde la Prefectura del Guayas ha realizado Jimmy Jairala, para que no se pierda la tradición del montubio”.

Edgar Tapia, de Salitre, también reconoce en Jairala a un amigo del pueblo montubio. “Como montubio le estamos agradecidos. Con él hemos trabajado desde el inicio, cuando conformó el Comité de Integración Montubia. Gracias a él se mantiene esta tradición que nos permite, cada vez que hay una cabalgata o un rodeo, encontrarnos personas del campo de toda índole social y confraternizar entre todos”.

Desde el 2009, en que asumió para su primera administración como Prefecto, una de las tareas sociales que emprendió Jimmy Jairala fue la del rescate de la identidad montubia guayasense. Por ello, el primer paso fue la conformación del Comité de Integración Montubia Guayasense, dirigido por Javier Avellán, que se encargó de trabajar con la Dirección Provincial de Turismo en la elaboración y ejecución del Calendario de Turismo Ecuestre.

En estos cerca de nueve años se produjo una reactivación de los programas montubios en toda la provincia. Además, el Gobierno Provincial del Guayas construyó Plazas de Rodeo Montubio en Samborondón, Balzar, Santa Lucía, Colimes, parroquia General Vernaza del cantón Salitre y Bucay. Todas con graderías y de hormigón.

En los últimos siete años, incluida la última celebrada el fin de semana en Palestina, la Gran Cabalgata de Integración Montubia Guayasense  ha recorrido cerca de 70 km de vías en la provincia y suma más de 38.000 jinetes participantes siendo la más grande de Sudamérica.

Este trabajo de rescate de la cultura montubia  también ha tenido reconocimiento internacional. La Organización Mundial de Turismo Ecuestre (OMTE), reconoció a Guayas como Destino Mundial de Turismo Ecuestre; al prefecto Jimmy Jairala como Miembro de Honor de la Entidad; y al cantón Samborondón como Capital de Turismo Ecuestre en el Ecuador.

El éxito de este trabajo ha permitido que niños y jóvenes continúen las tradiciones de sus ancestros en el campo. Como Paola Mejía, de 23 años, oriunda de Salitre. El pasado lunes 19 de noviembre encabezó la cabalgata en honor a su ciudad. Lució un traje típico del cantón. “La cultura montubia es la herencia que nos han dejado nuestros padres para seguir con esta tradición, que hace que nuestras raíces se mantengan firmes. El montubio nunca ha dejado sus raíces pero ha sido muy buena la motivación que nos ha dado Jimmy Jairala con su apoyo a las cabalgatas y rodeos”.

Pero, además, todo este movimiento ha permitido que comunidades donde se realizan los eventos y comerciantes locales y de otras provincias se beneficien porque el Calendario Ecuestre mueve también la economía.

Como el caso de Jéssica Quiñónez y su esposo Anderson Cardona son comerciantes habituales a cada una de las cabalgatas o rodeos que se celebran en Guayas. Al igual que al menos otros diez vendedores  viajan desde Santo Domingo de los Tsáchilas a donde se traslade la actividad del Calendario Ecuestre.

“Para los comerciantes ha sido muy bueno todo este trabajo que ha desplegado Jimmy Jairala al frente de la Prefectura, porque los montubios tienen permanentemente eventos en los que participan y nosotros tenemos una buena oportunidad de ventas. Hay muchos caballistas que son nuestros clientes y en cada cabalgata adquieren un sombrero y otros productos”, expresa Quiñónez quien vende sombreros y productos hechos en cuero.

Mientras retira los diversos aderezos de su caballo para disfrutar de la Fiesta Montubia de Palestina, Carlos Reyes (Santa Lucía), dice sentirse orgullosamente montubio. “Somos gente de campo y nuestra vida transcurre con nuestro caballo. Gracias al prefecto Jairala por acordarse siempre de nosotros”. Por ello, fue reconocido como Presidente Vitalicio del Comité Montubio Guayasense.

El infaltable sombrero, las botas de cuero y las coloridas camisas son parte de los atuendos con que el montubio participa de estas actividades que la cierran con el baile, donde la confraternidad se extiende hasta horas de la noche. “Así somos los montubios, alegres y fiesteros”, cuenta Magno Briones.

Esta nota tiene 729 palabras