Radio CRE

Madrid.- Franco Armani, portero de River Plate, atendió a los medios de comunicación donde se refirió a la final de la Copa Libertadores contra Boca Juniors en Madrid, donde dijo que tiene un sabor raro.

“Es un sabor raro porque obviamente cada uno de nosotros queríamos jugar de local, con nuestro público”, indicó Armani: “La decisión ya está tomada, vamos a dar lo mejor el domingo para conseguir esta Copa Libertadores”, señaló el portero argentino.

El equipo dirigido por el técnico argentino, Marcelo Gallardo, no podrá jugar en su estadio la vuelta de esta final, trasladada a Madrid tras los violentos incidentes ocurridos el pasado 24 de noviembre cuando hinchas radicales del club tiraron piedras al autobús de Boca Juniors camino del estadio Monumental.

Armani “Nos hubiera gustado jugar el partido de local, en cancha de River, con nuestra afición que se lo merece”.

Así mismo, el jugador argentino recordó que fue duro para cada uno de ellos porque fue un momento difícil, que estaban todos preparados para poder jugar la final y llego la noticia triste que se suspendía el partido.

“Los dos estamos de la misma manera, ninguno tiene una pequeña ventaja”, añadió Armani, que llegó a primera hora de la mañana de este jueves con su equipo a Madrid. El equipo de River se entrenó por la tarde en la ciudad deportiva del Real Madrid en Valdebebas, a las afueras de la capital española.

Los dirigidos de Marcelo Gallardo cumplieron una suave sesión de apena una hora, donde sólo hicieron algunos ejercicios con balón. Tras empatar 2-2 en la ida, River se enfrentará el domingo a Boca en el estadio Santiago Bernabéu, en la vuelta de una final que Armani espera transcurra con tranquilidad.

“Se juega y se gana en la cancha. Después del día domingo hay un campeón, ya no se habla más”, expresó, dando un mensaje a la calma y a disfrutar del partido. “Que vivan el fútbol en paz, el fútbol es un juego, se tiene que vivir en paz, se tiene que venir a disfrutar”, finalizó.

Esta nota tiene 352 palabras