Radio CRE

Milán.- Génova la ciudad italiana que se ha ofrecido como sede para que jueguen la final de vuelta entre River Plate y Boca Juniors por la Copa Libertadores de América por los hechos bochornosos acontecidos en Buenos Aires cuando los xeneises llegaban al estadio Monumental.

El partido de vuelta de la final fue aplazado dos veces el fin de semana después de que el autobús en que viajaban los jugadores de Boca fue atacado por hinchas violentos de su rival cerca del estadio Monumental de River en Buenos Aires, en un hecho que dejó a varios futbolistas heridos.

Inicialmente, el comienzo del partido fue aplazado pero luego fue reprogramado del sábado al domingo. Ese día fue pospuesto nuevamente horas antes del pitazo inicial, después de que Boca afirmó que su plantel no estaba en condiciones de jugar.

La Confederación Sudamericana de Fútbol, Conmebol, se reunirá con ambos clubes el martes para discutir sobre la reprogramación del partido y su sede. El choque de ida en el estadio de Boca terminó en empate 2-2.

Las autoridades de Génova confirmaron en un comunicado el lunes que le habían escrito a los clubes con la propuesta de ser la sede del partido.

“De hecho, los vínculos que unen a los dos clubes argentinos -ambos fundados por inmigrantes genoveses a comienzos del siglo XX- con la capital liguriana son profundos”, sostuvo el gobierno de Génova.

El director deportivo de la ciudad, Stefano Anzalone, agregó: “Estaríamos muy orgullosos de recibir a clubes importantes como Boca y River en nuestra ciudad al darles la bienvenida en lo que, de alguna forma, también es su primer hogar”.

“Además sería una nueva oportunidad para dar visibilidad internacional a Génova en estos momentos difíciles y para renovar la profunda sensación de amistad que nos une históricamente con esas sociedades”, sostuvo.

Génova aún se recupera de un accidente en agosto cuando 43 personas murieron en el desplome de un puente.

Esta nota tiene 330 palabras