Radio CRE

Lille.- El tenista croata Marin Cilic le entregó la Copa Davis por segunda oportunidad a su país derrotando en la final al francés Lucas Pouille por marcador de 7-6 (7-3), 6-3 y 6-3, teniendo la ventaja de 3 a 1 en la final de la ensaladera de plata que se disputó en Francia.

El número siete del mundo fue implacable al aplastar cualquier esperanza de una remontada del francés. Pouille, de 24 años, no logró un solo punto de quiebre y, a pesar de haber presionado a Cilic en el primer set, perdió los últimos cuatro puntos del “tie-break” y nunca logró recuperarse.

Cilic desperdició cuatro puntos de set cuando Pouille estaba 0-40 y 2-5 en el segundo set, pero con su sólido servicio logró sacar una ventaja de dos parciales.

La multitud de 22.000 asistentes, en su mayoría francesa, ofreció su apoyo a Pouille, pero el contingente de Croacia, adornado con su distintivo rojo y blanco, fue el que pronto comenzó a celebrar.

Cilic rompió el saque de su rival para alcanzar una ventaja de 3-2 en el tercer set y luego apuntó a la yugular cuando Pouille sirvió estando 3-5. El francés salvó dos puntos de partido cuando estaba 0-40, pero Cilic no se relajó y cerró el partido.

Inmediatamente, el excampeón del Abierto de Estados Unidos fue rodeado por sus compañeros de equipo, y los croatas comenzaron a celebrar tras emular su triunfo del 2005.

“No todos los días te conviertes en campeón del mundo”, dijo Cilic, envuelto en una bandera croata, en la cancha.

“Para nosotros es un sueño hecho realidad, para esta nación. Puedes ver que los hinchas son muy apasionados y están aquí disfrutando. En Croacia también va a ser increíble”, agregó.

Esta nota tiene 297 palabras