Radio CRE

Buenos Aires.- El sistema de video arbitraje (VAR) también será un protagonista en el partido de vuelta en la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors los dos equipos más populares que tiene Argentina.

El sistema de ayuda arbitral que la Conmebol adoptó para sus torneos al igual que la FIFA será juez en la eventual definición por penales de la serie, que arrancó con empate en la final de ida y podría no definirse en la revancha en 90 o 120 minutos.

Si esto sucede, el papel de VAR será clave para determinar no sólo si el balón supera la línea de gol, sino también si los arqueros se adelantan en la ejecución de los remates desde los 12 pasos que podría definir al nuevo campeón.

La novedad obligará a estar muy atentos, en ese caso, a Franco Armani, que defiende la valla del equipo “millonario”, y a Agustín Rossi, quien se anticipa como titular en el “xeneize” pese a la recuperación de Esteban Andrada. También tendrá trabajo adicional el árbitro uruguayo Andrés Cunha, designado para la inédita final del torneo continental y quien supo ganarse el odio y la admiración, en distintos momentos, de los fanáticos de River.

Cunha estaba justamente a cargo del VAR cuando el equipo de Marcelo Gallardo quedó eliminado en semifinales de la pasada edición con una increíble derrota por 4-2 frente a Lanús y algunas decisiones polémicas del uruguayo.

Pero se reivindicó en esta Libertadores, en la misma instancia, al apelar a las imágenes para sancionar como juez principal del partido un penal decisivo en favor de River frente a Gremio en la revancha disputada en Porto Alegre.

El uruguayo estará secundado este sábado en el “Monumental” por sus compatriotas Nicolás Tarán y Mauricio Espinosa, que secundaron al retirado Darío Ubriaco cuando River alzó la Copa en 2015 ante el mexicano Tigres de la UANL.

Fue en el mismo escenario en el que se definirá esta edición, cuando el equipo argentino se impuso 3-0 luego de empatar sin goles en la final de ida en suelo “azteca” y Cunha, en esa ocasión, era el cuarto árbitro en cancha.

Grato recuerdo que contrasta con la preocupación que genera la presencia del línea Espinosa, que se retirará de la actividad después de este histórico partido y de quien los medios de prensa locales recuerdan hoy algunos antecedentes alarmantes.

Espinosa tuvo un protagonismo indeseado en dos “goles fantasma”, uno de ellos por Copa Libertadores en 2013 en un partido entre Olimpia de Paraguay y el colombiano Independiente Santa Fe y otro más recordado en el Mundial de Sudáfrica 2010.

El juez de línea uruguayo fue el único de la terna que no convalidó un gol legítimo de Frank Lampard en la derrota por 4-1 ante Alemania en octavos de final que pudo haber cambiado el rumbo del partido arbitrado por Jorge Larrionda.

Dicen que a raíz de ese error grosero, la FIFA decidió implementar el VAR, sistema que según los especialistas en la materia redujo de forma drástica las fallas arbitrales y llevó algo más de justicia a las canchas.

Esa es la idea de su implementación el sábado también en una posible definición del título por penales, una de las novedades que tendrá esta histórica final en la que se permitirá un cuarto cambio por equipo en caso de jugarse prórroga.

Esta nota tiene 554 palabras