Radio CRE

Quito.- El partido amistoso entre las selecciones de fútbol entre Ecuador y Panamá el próximo martes 20 de noviembre tendrá varias particularidades: el regreso de Hernán Darío “el Bolillo” Gómez a suelo panameño; curiosamente este entrenador colombiano clasificó a las dos selecciones por primera vez a un mundial de fútbol.  

A más de ello, Ecuador y Panamá están conectados por un elemento conductor histórico como es el sombrero de paja toquilla, una obra de alta maestría y calidad, que ha sido mundialmente conocida como “Panamá hat” aunque de origen, ecuatoriano.

Alrededor de este reconocido sombrero color crema rodeado por una cinta negra se ha tejido una serie de versiones respecto al origen de su nombre.

La versión más conocida tiene que ver con la construcción del Canal de Panamá. Con la visita del expresidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt a Panamá cuando fue a supervisar la obra del canal en 1906; luciendo un elegante sombrero, que terminó por llamarse: “Panamá hat”.

Otras versiones refuerzan qué por versatilidad, ligereza y frescura, el sombrero de paja toquilla se convirtió en parte de la vestimenta obligatoria de los trabajadores de la construcción del Canal de Panamá –alrededor de 50.000 obreros e ingenieros participaron de la obra- pues le permitía protegerse del sol caribeño, así se internacionalizó el concepto: “sombrero de Panamá” pero no se reparó en su origen.

Precisamente, en 2012, Ecuador logró que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) incluyera en el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad al tejido tradicional del sombrero de paja toquilla ecuatoriano, lo que permitió reivindicar que el sombrero es hecho en este país.

Su material base es la ‘paja toquilla’, un material que proviene de una palmera, cuyo nombre científico es ‘carludovica palmata’. La planta se cultiva en la costa ecuatoriana, principalmente en la provincia de Manabí, y considerada como planta endémica del Ecuador.

El Ministerio de Turismo de Ecuador, en marzo de este año, informó que en el país se conserva la tradición del tejido de paja toquilla en unas 20 poblaciones de la provincia costera de Manabí; en siete de Cañar y en 16 de Azuay, en la región austral; y en tres de Santa Elena, en la costa ecuatoriana.

De esta manera, Ecuador y Panamá tienen varios hitos históricos en común como el haber clasificado por primera vez a una Copa Mundial de Fútbol de la mano del mismo director técnico.

Compartir el valor histórico y anecdótico del sombrero de paja toquilla que es reconocido por su maestría, calidad y labor de los maestros ecuatorianos de Pile, Montecristi, Cuenca y otros lugares del Ecuador, que le dedican su vida y tiempo a convertir la humilde hebra de paja toquilla, en una obra maestra.

Esta obra de alta maestría ha sido reconocida mundialmente como un patrimonio cultural intangible de la humanidad y que es de apropiación de sus sociedades como lo es el fútbol.

Por eso, la noche del 20 de noviembre próximo en el estadio Rommel Fernández de la ciudad de Panamá se vivirá una noche muy emotiva, será el encuentro de dos selecciones nacionales de fútbol convencidas en el Fair Play y en la construcción de una historia con base a la cooperación.  

Esta nota tiene 568 palabras