Radio CRE

Buenos Aires.- La Comisión de Apelaciones de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) ha ratificado la sanción al técnico de River Plate, Marcelo Gallardo y no podrá estar en el banco de suplentes en el cotejo de vuelta por la final de Copa Libertadores.

“Lo que viví fue horrible, fue una sensación muy fea que no le deseo a ningún entrenador del mundo”, dijo Gallardo, que ni siquiera pudo entrar a la Bombonera para la final de ida, que terminó 2-2, debido a la sanción de la Conmebol.

El máximo organismo del fútbol sudamericano rechazó la apelación y confirmó que la pena incluye ahora otros tres partidos sin poder dirigir a River, porque Gallardo incumplió una sanción previa similar en la semifinal contra Gremio.

Gallardo, que ahora sí podrá estar al menos en el Monumental, contó que estará con el equipo “hasta que entre en el vestuario” y que luego decidirá en qué lugar del estadio seguirá el partido. El domingo pasado, apenas concluyó la final de ida, salió a una ventana de las oficinas del Monumental y celebró el empate de la Bombonera con los hinchas, lo que provocó algunos debates, como que el DT provocó con un festejo anticipado.

“Mi salida al balcón no fue una explosión de felicidad, fue una especie de desahogo de lo que había vivido, de ver al equipo. Fue una descarga ante unos 5000 hinchas. Nos debemos a ellos”, dijo Gallardo. “Me pareció bien devolverles el saludo. Luego, el chiquitaje, la mediocridad es problema de los demás. Fue compartir con nuestra gente. No creo que los jugadores de Boca se agarren de este chiquitaje”, criticó Gallardo la polémica.

Dijo que la final de ida fue un partido de “estados cambiantes, muy parejo” y que River, si bien la prensa lo consideró superior, “pudo haber perdido en la última jugada”, advirtió Gallardo, por una gran salvada del arquero Franco Armani ante Darío Benedetto.

Se negó a anticipar el equipo (se sabe que volverá el capitán Leo Ponzio y que Ignacio Scocco, si se recupera, iría por el suspendido colombiano Rafael Santos Borré) y evitó opinar sobre la designación del árbitro uruguayo Andrés Cunha.

Esta nota tiene 357 palabras