Radio CRE

Miami.- La policía federal de los Estados Unidos arrestó a un individuo sospechoso relacionado con los paquetes bombas que fueron enviados a diferentes políticos y también opositores del Presidente, Donald Trump.

La persona fue detenida en el área de Miami, informó un funcionario. La investigación sobre la ola de paquetes sospechosos de esta semana se centró en el sur de Florida y en una instalación de clasificación de correo del área.

La cadena de cable MSNBC reportó que el sospechoso es un hombre de unos 50 años, citando una fuente que no reveló. CNN aseguró que el arresto tuvo lugar en Plantation, cerca de Fort Lauderdale, Florida. Reuters no pudo confirmar de inmediato estas informaciones.

El viernes fueron interceptados otros dos paquetes sospechosos dirigidos al senador Cory Booker y al exdirector de inteligencia nacional James Clapper.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) dijo en Twitter que el undécimo paquete fue hallado en una oficina de correos de Florida y estaba dirigido a Booker, un senador demócrata de Nueva Jersey. El duodécimo estaba destinado a Clapper y fue mandado a CNN, reportó la cadena.

“Se trata sin duda de terrorismo local, no tengo duda al respecto”, comentó Clapper en CNN. “Esto no va a silenciar a los críticos del gobierno”.

Las autoridades calificaron el envío de los paquetes explosivos como un acto de terrorismo. Fueron mandados a menos de dos semanas de unas elecciones legislativas que podrían alterar el equilibrio de poder en Washington.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, dijo que Florida parece ser el punto de partida de, al menos, algunos de los envíos de bombas.

“Algunos de los paquetes llegaron por correo. Algunos de ellos tuvieron su origen en Florida”, afirmó durante una entrevista con Fox News Channel el jueves. “Confío en que esta persona o personas serán llevados ante la justicia”.

Todas las personas objetivo de los paquetes suelen recibir críticas de forma habitual de parte de la derecha. Entre ellos están el donante del Partido Demócrata George Soros, el exmandatario Barack Obama, el exvicepresidente Joe Biden y la exsecretaria de Estado y excandidata presidencial Hillary Clinton.

El FBI ha informado que al menos cinco de los paquetes tenía una dirección de retorno de la oficina de Florida de la Representante Debbie Wasserman Schultz, expresidenta del Comité Nacional Demócrata.

Críticos de Trump sostienen que la retórica inflamatoria del mandatario contra los demócratas y la prensa ha creado un clima de violencia políticamente motivada. Tras un primer llamado a la “unidad” el miércoles, Trump arremetió nuevamente contra los medios.

“Es divertido cómo una CNN con poca audiencia, y otros, puedan criticarme según su voluntad, acusándome incluso del brote actual de Bombas y comparándolo de forma ridícula con el 11 de septiembre y el atentado de Oklahoma City, pero cuando yo les critico se vuelven locos y gritan ‘¡eso no es presidencial!”, afirmó Trump en Twitter el viernes.

Autoridades creen que los paquetes, que fueron interceptados antes de llegar a sus destinatarios, pasaron por el Servicio Postal de Estados Unidos en algún momento, dijo una fuente. Ninguno detonó y nadie ha sido herido.

Los artefactos fueron elaborados a partir de diseños de bombas caseras fáciles de conseguir en internet, dijo una fuente de seguridad federal a Reuters.

Pese a todo, los investigadores están tratando los artefactos como explosivos “vivos” y no como un engaño, dijo James O’Neill, comisionado policial de Nueva York. Dos de los paquetes aparecieron allí.

Los investigadores han declinado precisar si los artefactos fueron fabricados para ser funcionales. Expertos en bombas y analistas de seguridad dijeron que, atendiendo a lo rudimentario de su elaboración, es probable que su objetivo fuera crear temor más que matar.

Esta nota tiene 628 palabras