El director de Riego de la Prefectura responde a cuestionamientos de Roldós. La adquisición de la draga es de absoluta responsabilidad de la Armada, precisa.

El director de Riego, Drenaje y Dragas de la Prefectura del Guayas, Nicanor Moscoso, respondió –la tarde de este viernes 5 de octubre de 2018- a los cuestionamientos que ha hecho León Roldós Aguilera al proceso del dragado del río Guayas. “Ni el prefecto Jimmy Jairala ni la Armada del Ecuador le han mentido a Guayaquil ni al país”, señaló el funcionario.

Basándose en informaciones de prensa generadas desde abril de este año por la Corporación Provincial en las que se anunciaba la llegada de la draga en julio, Roldós pregunta: “¿Se cayó la adquisición?”.

Al respecto, Moscoso precisó que el propio director del Servicio de Dragas (Serdra) de la Armada Nacional, capitán Carlos Ruales, fue quien anunció que para el mes de julio estaría arribando la draga al país. “Sin duda, esa fue una buena intención”, señaló el funcionario de la Corporación Provincial.

Pero la adquisición de la draga, señaló Moscoso, “la tiene que atender exclusivamente el Servicio de Dragas porque es de su interés; esa es su responsabilidad”. Por ello, es esa dependencia castrense la que califica la draga y responde por las especificaciones técnicas.

“Ellos son los contratistas y son los que tienen que responder ante el contrato. De ahí que en la parte financiera, ellos también están viendo la mejor forma de minimizar costos para el Estado ecuatoriano y para el Gobierno Provincial del Guayas, aprovechando las facilidades financieras que tiene la Armada”.

Moscoso hizo una precisión de las responsabilidades que tiene cada institución. En el caso del Gobierno Provincial, una vez que asumió la competencia del dragado, se encargó de la contratación y de entregar el anticipo. “De ahí en adelante le corresponde a Serdra la adquisición de la draga”.

Pero señaló que para que empiecen a correr los plazos según el propio contrato que firmaron ambas entidades, tienen que confluir tres factores: la suscripción propiamente del contrato, la entrega del anticipo y de la licencia de impacto ambiental. Los dos primeros ya se cumplieron.

Pero la emisión de la licencia ambiental demoró. Y si bien ya se pagaron las tasas y en septiembre se aprobaron los proyectos, recién en estos días de octubre la oficializaría el Ministerio del Ambiente. “A partir de la entrega de la licencia, correrá el plazo de dos años”.

Inicialmente, se esperaba que la Cartera de Estado emitiera la licencia en mayo pasado, pero “la zona donde se va a hacer el relleno (en Durán) y la zona donde se van a hacer los desalojos (los alrededores del islote El Palmar en el lecho del río Guayas) obligó a estudios adicionales y eso nos atrasó”.

Por todos estos argumentos, Moscoso remarcó que “no se puede hablar de mentiras porque el contrato se encuentra firmado, el anticipo se encuentra entregado, la Armada del Ecuador está presentando un cronograma reprogramado de los trabajos, y tenemos contratada la fiscalización de la obra. De tal forma, que se encuentra todo listo para que se inicie la obra”. El cronograma hasta antes de que llegue la draga incluye la construcción de muros que formarán piscinas que puedan recibir el sedimento y la instalación de tuberías.

El director de Riego de la Prefectura también señaló que el proceso de contratación del dragado ha sido totalmente transparente. “Se cayó en dos oportunidades porque no calificaban porque las empresas participantes no cumplieron con las especificaciones del contrato. Y fue por ello que se decidió recurrir al régimen especial, dentro de la Ley de Contratación Pública”.

Finalmente, cualquier persona que requiera información puede acudir al Portal de Compras Públicas y revisar el contrato.

Esta nota tiene 659 palabras