La ministra del Interior, Maria Paula Romo, calificó este miércoles como graves las denuncias realizadas ayer en contra de la asambleísta Sofía Espín (Revolución Ciudadana) por la visita a la cárcel a una procesada en el caso del secuestro del político Fernando Balda, en octubre del 2012.

“Este es un caso del que todo el país está pendiente, un caso en el que según la Fiscalía General estaría implicado inclusive un expresidente de la República (Rafael Correa); estamos hablando de un delito muy delicado”; dijo la ministra Romo.

Romo indicó esta mañana que se trata de una persona que colabora con la justicia como testigo protegido (la exagente Jéssica Falcón); “entonces, que un funcionario público, que una funcionaria de alto rango pretenda modificar la opinión aparentemente de ese testigo, es un caso grave que inclusive podría acarrear la responsablidad penal, desde mi punto de vista como abogada”.

En el caso están siendo procesados los exagentes de inteligencia Raúl Chicaiza y Jéssica Falcón; el expresidente Correa; y el ex secretario nacional de Inteligencia (Senain) Pablo Romero.

Fernando Balda también llevó a un equipo de observadores a audiencia

Balda y su abogado denunciaron ayer una supuesta presión de la defensa de Rafael Correa a una procesada en el caso. Indicaron que la asambleísta Sofía Espín y una asistente de Caupolicán Ochoa, abogado del expresidente, visitaron en la cárcel 4 a la exagente de inteligencia Jéssica Falcón, a quien bajo amenazas le habrían propuesto que se retracte en su versión dada en el caso y que a cambio le ofrecían protección de las Naciones Unidas.

Sobre las cuatro personas existe un pedido realizado ayer por el fiscal Paúl Pérez a la jueza Daniella Camacho de llamarlos a juicio, además, de que se ratifiquen las medidas cautelares contra ellos. Correa y Romero están en Bélgica y España, respectivamente.

De acuerdo a la ministra, si no se cumplieron los requisitos y las normas para las visitas en la cárcel, podría haber sanciones, pero que no depende del Ministerio del Interior. “Supongo que si incumple cualquiera de estas normas tendrá que haber sanciones”, agregó.

Esta nota tiene 355 palabras