Fausto Jarrín, el abogado de Fernando Alvarado Espinel, considera que hay política de por medio en este caso en el que se lo vincula en un caso de presunto peculado, por incidios de responsabilidad penal.

Al hacer un resumen de la presentación de Alvarado, conducido por la fuerza pública, ante la Fiscalía y posteriormente ante la Corte Nacional que determinó para el exministro el uso de un grillete electrónico, presentación ante una autoridad y prohibición de salir del país, el defensor considera que la jueza Sylvia Sánchez “actuó de forma acelerada y atropellada”.

Jarrín dijo que la jueza actuó de forma automática, “estaba prevenida y nos convoca a una audiencia de formulación de cargos y es el único al que se formula cargos”, dijo.

Destacó que la fiscal Ruth Palacios “actuó con decencia” al no pedir una medida de privación de libertad, pero considera que la jueza aplicó medidas muy restrictivas para su cliente.

Con su grillete electrónico en el tobillo, Fernando Alvarado puede movilizarse en todo el territorio ecuatoriano.

En este caso, el asambleísta Héctor Muñoz considera que a jueza Sanchez debió dictar la prohibición de enajenar los bienes a Fernando Alvarado, como parte de las medidas cautelares.

Esta nota tiene 206 palabras