Las Brigadas detectan, realizan controles, educan y proveen medicación gratuita a personas con riesgo de padecer o que ya presentan esta enfermedad.

Desde el año 2013 que inició el programa, hasta la actualidad, 13.828 personas fueron atendidas por las brigadas de Control de Diabetes, creadas por la Prefectura del Guayas, con el fin de prevenir y ayudar a combatir esta enfermedad metabólica.

Realizando exámenes de Hemoglucotest, que mide el nivel de azúcar en la sangre, dando orientación sobre nutrición y prevención, así como suministrando medicación a los que están ya diagnosticados, la institución brinda atención de forma masiva y gratuita a la población con riesgo de padecer o que ya presentan esta enfermedad.

La Dra. María Alejandra Molina, médico del mencionado programa, explicó que antes de comenzar a dar este servicio, la institución realizó un estudio entre los pacientes a los que atendía en sus Brigadas Médicas, el cual reveló que el 60% presentaba esta dolencia y la mayoría no lo sabía.

“La diabetes es una enfermedad crónica, que se puede controlar, pero no tiene cura. De ella derivan otros problemas de salud, que pueden ser graves, reducir la calidad de vida e inclusive causar la muerte”, explicó Molina, quien detalló que, en los diabéticos, se produce un exceso de glucosa en la sangre y orina, debido a una disminución de la insulina. “Existe la diabetes infantil, con la cual se nace y la adulta, que se presenta sobre todo por malos hábitos alimenticios”, aseguró.

Entre abril y junio del 2018, el programa de Control de Diabetes ha formado parte de las brigadas que recorren los sectores más pobres de Guayaquil, habiendo atendido a 1802 personas en este servicio.

El martes 3 de julio, una unidad de Control de Diabetes formó parte de la brigada que visitó la Cooperativa Nelson Mandela 2, en la Isla Trinitaria, al sur de la ciudad. Allí acudió Xavier Espinoza, chofer de 43 años, quien se realizó el control de azúcar en su sangre.

“Me hicieron el test, tengo alta el azúcar. Me recomendaron hacer una dieta para que se regule y recibí medicamentos. Es muy importante que se realicen estas atenciones en los sectores de bajo recursos económicos, pues es difícil mantener estos controles de forma particular”, dijo.

Samantha Pin, comerciante de 30 años, acudió con sus hijos. “Quise medirme el azúcar, pues me sentía mareada y pensé que era la causa, pero no, pues mis niveles están normales. Estoy agradecida con el prefecto Jairala por atender estos sectores”.

Esta nota tiene 443 palabras