Sochi.- La selección anfitriona del Mundial, Rusia, se encuentra lista para medir a su rival de turno en los cuartos de final del torneo mundialista por considerarse un partido fundamental para los rusos, mientras que Croacia tendrá que estar muy atenta ante los ataques rusos.

Los rusos llegaron al torneo como el equipo peor clasificado de la FIFA, pero tuvo un inicio explosivo al golear 5-0 a Arabia Saudita y derrotar 3-1 a Egipto antes de perder 3-0 ante Uruguay, el ganador del Grupo A.

Y llegaron a la fase de los mejores ocho con una victoria en tanda de penales sobre España.

Rusia cambió de táctica para jugar el domingo ante España por octavos de final con cinco defensores y un solitario Artem Dzyuba como único delantero, una táctica que no le permitió a su rival crear muchas oportunidades de gol.

“Sí, hemos visto casi todos sus partidos”, dijo el miércoles a periodistas el delantero Ivan Perisic en la base de entrenamiento de Croacia en Sochi.

“Contra España usaron un sistema diferente, pero debes adaptarte a cada equipo contra el que juegas. Ellos pensaron que era la mejor táctica y creo que tomaron la decisión correcta. Nos prepararemos bien para ambas versiones, todavía tenemos un par de días para prepararnos bien”, agregó el delantero del Inter de Milán.

Croacia mostró destellos de su mejor versión cuando venció a Nigeria, Argentina e Islandia para liderar el Grupo D. Pero, al igual que Rusia, optó por ser algo más defensivo en su duelo de octavos de final, en el que venció 3-2 a Dinamarca en tanda de penales.

Con jugadores como el mediocampista Luka Modric y delanteros de alto nivel como Mario Mandzukic, Ante Rebic, Andrej Kramaric y Perisic, el equipo de Zlatko Dalic anotó al menos dos goles en cada uno de sus tres partidos de la fase de grupos, incluyendo los tres ante Argentina.

“Debemos enfocarnos principalmente en nosotros mismos porque creo que nuestro equipo tiene mayor calidad, solo tenemos que mostrarlo”, dijo Rebic.

Desde que un talentoso equipo croata llegó a las semifinales del Mundial en 1998 en su segundo gran torneo como nación independiente, las siguientes generaciones han estado bajo la presión de los aficionados y medios del país para emular esa hazaña. Pero el equipo actual está a una victoria de llegar a esa instancia.

“Es un sueño estar en una situación similar, ahora es el momento y esperamos que podamos lograr un resultado similar. Estamos ansiosos por el partido contra Rusia”, apuntó Perisic.

Esta nota tiene 430 palabras