Moscú.- Para cuartos de final del Mundial de Rusia 2018, sobreviven dos selecciones sudamericanas que son Uruguay y Brasil que disputarán su paso a semifinales con 6 combinados europeos como Suecia, Bélgica, Croacia, Francia, la anfitriona Rusia e Inglaterra.

El Mundial de las sorpresas tiene visitantes inesperados en esta fase: Suecia, Croacia y el anfitrión Rusia no estaban en los papeles y terminaron ocupando sitios que los pronósticos le asignaban al campeón vigente (Alemania), España y Portugal.

Tampoco estará la Argentina de Messi, líder de una generación que en Rusia sintió el peso de haber perdido tres finales consecutivas (Mundial Brasil-2014 y las ediciones 2015 y 2016 de la Copa América) y fracasó en octavos de final, presa de un descalabro institucional y deportivo.

La historia los avala pero, a diferencia de Argentina, los seleccionados de Brasil y Uruguay son el resultado de procesos con un rumbo claro.

Brasil busca en Rusia una posible sexta corona porque en 2014 chocó contra un iceberg llamado Alemania que los humilló 7-1 y terminó por hundirse en las dos últimas Copas América.

Tite tomó el timón con la meta simple de llevar a la Seleçao a puerto seguro: el ‘jogo bonito’ que, con matices, le dio cinco títulos mundiales.

Así fue como de estar fuera de cualquier opción de clasificar a Rusia, terminó la eliminatoria apabullando a sus rivales desde que Tite asumió en 2016.

Uruguay comenzó a ser observada con atención en Rusia cuando finalizó la fase de grupos con puntaje perfecto y sin goles en contra.

En el choque de cuartos, la Celeste dará una ventaja significativa si su afilado goleador Edinson Cavani no salta el viernes al campo de juego de Nizhni Nóvgorod por lesión, pero Uruguay no se resignará a la posibilidad de avanzar a semifinales como ocurrió en Sudáfrica-2010 de la mano de Tabárez.

Todo parece indicar que ‘El Matador’ no estará en el duelo ante los Bleus y su reemplazante sería Christian Stuani.

Esta nota tiene 384 palabras