Radio CRE

París.- La lesión en el tobillo del jugador brasileño, Neymar, deja posibilidad de que no podría jugar con PSG el compromiso de vuelta ante el Real Madrid por la Liga de Campeones.

Inquietud y pesimismo resumen el sentir de los jugadores e hinchas parisinos, por mucho que el entrenador de PSG, el español Unai Emery, se esforzase anoche en ser optimista respecto a la participación de su jugador más determinante.

Desde que Neymar fuese retirado en camilla tras pisar mal en una acción con el defensor Bouna Sarr en el minuto 77 del clásico de anoche, cuando el PSG ya ganaba 3-0 al Marsella, se instaló la desazón y la incredulidad en el Parque de los Príncipes, donde en ocho días PSG tiene que remontar un 3-1 ante el vigente campeón europeo si quiere acceder a los cuartos de la Champions.

Desde la tribuna, las cámaras enfocaron el gesto de pánico del presidente del club, el qatarí Nasser Al-Khelaïfi, quien invirtió 222 millones de euros en Neymar con la meta de levantar la Liga de Campeones, mientras que Emery reaccionó con una mueca de desagrado desde el banquillo.

“Los primeros exámenes realizados indican que es una torcedura. Se le harán más pruebas médicas para determinar su gravedad. Está más tranquilo”, dijo Emery a la espera de nuevos exámenes.

 

Esta nota tiene 227 palabras