Reino Unido.- La cadena de comida rápida KFC se vio obligada a cerrar más de 700 restaurantes en Reino Unido por falta de pollo, a causa de un problema de distribución de la empresa alemana DHL.

Más de 700 locales de los 900 que tienen en Reino Unido estuvieron cerrados, desde hace varios días.

KFC tiene problemas con la empresa alemana, con la que trabaja actualmente para la entrega de la materia prima.

En un comunicado, la empresa de comida rápida no desean transigir sobre la calidad, por eso en ausencia de entregas algunos locales se encuentran cerrados y otros sólo exponen una parte del menú en horarios reducidos.

Por otro lado, la institución DHL ofreció disculpas aceptando que tenía problemas operacionales y que trabajaba con KFC para reponer la situación.

Redacción CRE Satelital     Antonella Vásquez

Esta nota tiene 144 palabras