El Cairo.- La Selección de Egipto bajo la batuta del técnico argentino, Héctor Cuper, habló para medios argentinos sobre la experiencia en dirigir a la selección de este país y que logro clasificar al Mundial 2018.

El estratega de primer toque comentó sobre el problema que tiene antes de la Copa del Mundo, “Tengo un problema antes del Mundial: el Ramadán. Mis jugadores ayunan desde que sale el sol y hasta que se pone. ¿Y yo cuándo entreno?”, se preguntó el técnico.

Pero a su vez aclaró: Tenemos que charlarlo, el Corán indica que si estás en una excepción, si estás viajando, por ahí, hay algo que se puede ver. Aunque advirtió “Mucho más no puedo contar.

El Ramadán termina justo cuando casi empieza el Mundial. ¿Cuándo entreno? ¿A las 5 de la mañana? Yo no puedo hacer entrenar a alguien que no bebe líquido ni tiene calorías en el cuerpo. Ya nos juntamos con los médicos, vamos a buscar la manera.”

“El Gaucho”, quien llevó a Egipto a la máxima cita del balompié mundial, luego de casi 30 años de ausencia: en Egipto me encontré con un mundo que desconocía totalmente, el mundo musulmán, si bien ya había trabajado en Turquía  y en los Emiratos (Árabes).

En la selección de Egipto encuentro espacio para hablar, para escuchar, para pensar, y me encontré también con algo que les gusta a muchos: la humildad. Me encontré con gente que te mira, te escucha, y eso inmediatamente te hace bajar tu vanidad.

Egipto me ha hecho más humilde. Me hicieron sentir que ni tenía que sacar el currículum, ni levantar la voz. fue una cura de humildad. La soberbia se baja al mínimo, porque entendí que el primero que se debía adaptar era yo”.

Del pase a la Copa del Mundo por un penal en el minuto 95, “El Pampero”, aprendió: Que hoy hay que dar explicaciones, tenés que convencer. Antes era una orden y se terminó la historia. Ahora a los jugadores tienes que tenerlos bien, tienes que convencerlos. Antes resolvía desde la imposición, y hoy no. Además, no puedo perder de vista todo lo que ha crecido el futbolista con la tecnología.

Estoy convencido de que un futbolista sabe mucho más que lo que yo sabía de fútbol a su edad. Y tenés que ganar, porque el fútbol puede cambiar mil formas, pero vos tenés que ganar el partido”.

Para el sudamericano clasificar al Mundial con los faraones es extraordinario, ya que: Son 100 millones de personas y hay 70 millones que están contentas, y 30, por ahí, que reclaman que sea más ofensivo.





Esta nota tiene 429 palabras