El hecho de que el australiano Julian Assange posea la nacionalidad ecuatoriana, otorgada por el Gobierno Nacional en diciembre pasado, no lo libra de las acusaciones de filtración de documentos clasificados, opinó el exsubsecretario de Relaciones Exteriores, Carlos Estarellas Velásquez.

Entrevistado por Radio City, Estarellas explicó que “así salga él (de la embajada de Ecuador en Londres, donde está asilado desde 2012) con la nacionalidad ecuatoriana, debe responder por los delitos que ha cometido”.

Incluso, cuestionó que siga vigente el asilo porque “si es ecuatoriano no puede asilarse en la embajada”.

“Lo que acaba de hacer la cancillería ecuatoriana es un grave error, un desconocimiento también de las relaciones internacionales y es olvidarse que la política internacional ecuatoriana debe ir dirigida a los más altos intereses nacionales. No debe estar dirigida a la voluntad del señor Assange”, opinó Estarellas Velásquez.

El jurista recordó que la nacionalidad otorgada al hacker fundador de Wikileaks no habría cumplido con ninguna de las tres causales determinadas por la Ley: estar casado con una ecuatoriana, haber cumplido servicios relevantes para Ecuador y haberla solicitado, algo para lo que ve una traba porque uno de los requisitos es no tener antecedentes penales y él es buscado por la Justicia.

Que el Gobierno Nacional haya pretendido declararlo miembro de la delegación diplomática -algo que le daría inmunidad pero que fue rechazado por Reino Unido- es un gran error, consideró Estarellas Velásquez. “La nacionalidad ecuatoriana es el honor más grande que se puede conceder”, recordó.

Finalmente, el jurista cree que la canciller María Fernanda Espinosa debería renunciar. “Le ha mentido al país y porque intentó nombrarlo diplomático mientras él es asilado”.

Esta nota tiene 282 palabras