Radio CRE
Portugal-Corea del Sur, inolvidable duelo de debutantes en 1966; Uruguay y Argentina, 1930, los primeros finalistas

En nuestra última entrega de debutantes el recuento regresivo se inicia con Inglaterra 66, que vio cómo los dos equipos que se estrenaban causaban furor. El primero de ellos fue Portugal, comandado por el sensacional Eusebio y que incluía entre otros a Mario Coluna y Antonio Simoes.  Remataron en tercer lugar tras vencer a Unión Soviética, doblegando en la fase de grupos a Hungría, Bulgaria y Brasil. Sin embargo, su partido más recordado (foto izq.) fue la espectacular remontada en cuartos de final, ante el otro primerizo, Corea del Norte, que a los 25 minutos se imponía por 3 a 0, con tantos de Seung, Dong Anotado y Yang.

A esas alturas el combinado asiático ya se había consagrado tras eliminar en la primera fase a la poderosa Italia, gracias a un solitario gol de Pak Doo Ik. Fue una actuación memorable la cumplida por un grupo de jugadores que en su mayoría eran militares de carrera.

Chile 62 escenificó el estreno de Colombia, que alcanzó su único punto enfrentando a la muy respetable Unión Soviética, en un choque épico, una vez que los europeos llegaron a estar en ventaja de 4-1, mas, el legendario portero Lev Yashin, no pudo impedir en el segundo tiempo los tantos de Marcos Coll (gol olímpico), Antonio Rada y Marino Klinger, recordando que antes había convertido Germán Aceros. También con un punto se marchó Bulgaria que en su cotejo final se dio modos para empatar sin goles con Inglaterra, acotando que ya había caído ante Argentina por la mínima y frente a Hungría 6X1, siendo el gol de honor obra de Georgi Sokolov.

El certamen de Suecia 58, acogió el estreno de los británicos, Gales e Irlanda del Norte, al igual que el de Unión Soviética. Los galeses liderados por “El Gigante Bueno”, John Charles, supieron oponer resistencia y empatar con Hungría, México y Suecia, redondeando su faena al imponerse en partido extra a los poderosos húngaros por 2-1. Lastimosamente no pudieron contar con su gran figura en los cuartos final, frente al Brasil de Pelé y Garrincha, que lo doblegó apenas por 1 a 0.

Por su parte los norirlandeses avanzaron en su grupo junto a Alemania Federal, luego de superar en partido de desempate por 2-1, a la favorita Checoslovaquia, con un doblete de su goleador Peter McParland, quien sumaría 5 tantos en sus 5 partidos. También eran figuras de aquel combinado, el capitán, Danny Blanchflower y el arquero Harry Gregg.

En cuanto a los soviéticos, el mundo ya hablaba del mencionado Lev Yashin y había expectativa por conocer un algo más de elementos como Nikita Simonyan y Anatoli Ilyin. Despertaba curiosidad la llamada preparación científica que lideraba su DT, Gavril Kachalin. Ellos clasificaron a los cuartos de final, tras un choque extra ante Inglaterra y quedarían eliminados, en cuartos frente a los anfitriones.

La cita de Suiza 54 permitió el debut de cuatro selecciones, pues en cierta forma era la primera vez de Alemania Federal, que jugaba con tal denominación tras la división del país luego de la II Guerra Mundial, una vez que empezó a existir Alemania Democrática. La historia diría luego,  que los oeste-germanos no pudieron hacerlo mejor ya que se llevaron el título, dirigidos por Sepp Herberger, capitaneados Fritz Walter y con los goles de Helmut Rahn.

Para mala suerte de otros dos debutantes, Turquía y Corea del Sur, cayeron en su grupo del campeón en el que también estuvo Hungría, el otro finalista. Para resumir, los turcos fueron goleados dos veces por los alemanes, 4-1 y 7-2.  En tanto que los surcoreanos fueron vapuleados recibiendo en sus dos partidos 16 goles sin convertir ninguno.  Tampoco tuvo un buen debut Escocia, que perdió 1-0 con Austria y 7-0 con Uruguay.

El debut más esperado se produjo en Brasil 50 y por cierto fue decepcionante, pues se trataba de la inventora del fútbol, Inglaterra, que cayó eliminada en primera fase, pese a ser dirigida por el legendario Walter Winterbottom, contando con estrellas como Billy Wright, Tom Finney, Alf Ramsey y sobre todo, Stanley Matthews quien actuó solo en la derrota final frente a España, recordando que el mayor revés lo había sufrido ante Estados Unidos, 0X1.

Francia 38, presenció la sorprendente actuación de Cuba que eliminó en primera ronda a Rumania, con notable desempeño del arquero Juan Ayra  y los goles de Héctor Socorro. No obstante los isleños fueron arrollados en cuartos de final por Suecia. También debutó Indias Orientales Holandesas (actualmente Indonesia), que fue goleada 6-0 por Hungría.

Por su parte el primerizo Noruega, con gol Arne Brustad le dio gran trabajo al campeón reinante, Italia, que recién se impuso en el alargue. Mientras tanto que Polonia, protagonizó un partidazo contra Brasil, perdiéndolo por 6 a 5, entrando a la historia el delantero Ernest Wilimowski, quien anotó cuatro veces, pese a lo cual no evitó la eliminación de los suyos.

Pasando a Italia 34, por ser el primer Mundial que se desarrollaba en Europa, marcó el debut de siete equipos del Viejo Continente, entre ellos varios de los más ganadores hasta la actualidad. Italia sería el campeón bajo la dirección técnica de Vittorio Pozzo y el liderato de Giuseppe Meazza.  Segunda fue Checoslovaquia, del mítico arquero Frantisek Planicka. Lo hicieron también de gran forma Alemania, Austria, España, Hungría y Suiza, sin olvidar a Holanda. Adicionalmente debutó el africano Egipto que fue rival duro para los húngaros.

Finalmente, están los trece combinados que estuvieron en Uruguay 30, a continuación en orden de rendimiento. 1º, Uruguay, guiado por su capitán José Nasazzi; 2º. Argentina, que contó con Guillermo Stábile, el goleador del torneo; 3º, el sorprendente Estados Unidos, con el artillero Bert Patenaude a la cabeza; 4º, Yugoslavia, siendo su hombre destacado Ivan Beck; 5º, resultó Chile; 6º, Brasil, que presentó un equipo conformado solo por elementos de Rio de Janeiro; 7º, Francia, que viajó por gestión del mismísimo Jules Rimet; 8º, Rumania, que participó gracias al sustento del Rey Carol; 9º, Paraguay; 10º, Perú; 11º, Bélgica; 12º, Bolivia; y 13º, México. Todos ellos, los pioneros de la Copa del Mundo.

Esta nota tiene 1025 palabras