El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot. Foto: Archivo
El alcalde Jaime Nebot anunció que su administración municipal no subirá los impuestos a sus contribuyentes el próximo año del 2018. Durante una entrevista radial la mañana de este miércoles 6 de diciembre, el alcalde porteño también advirtió, frente a la estación invernal que se avecina y sus posibles estragos en la ciudad debido a las inundaciones, que el dragado de los ríos de la cuenca del Guayas es imprescindible y es un asunto nacional que debe ser asumido por el gobierno.

‘Ninguno’ fue el vocablo terminante que utilizó el alcalde Nebot al contestar el requerimiento periodístico sobre una posible subida de los impuestos municipales para el 2018. “Sin embargo -contrapuso-, nuestro presupuesto municipal ha crecido”.
Y más que eso, abundó, no solamente no se han incrementado los impuestos, durante los 17 años de su administración, sino que se los ha bajado, y “esta ciudad, bajando los impuestos ha multiplicado por 7 su presupuesto y ha destinado siempre el 15% de éste, para gastos administrativos y el 85% para la inversión, en el crecimiento de la ciudad, en el servicio y en obras públicas y tiene claro que su mejor aliado es la empresa privada”.
Así, enumeró las megas obras logradas por el Municipio al aliarse con la empresa privada, mediante concesiones, entre las que sobresale el aeropuerto internacional José Joaquín de Olmedo, que no le costó al Cabildo un centavo y que ahora genera 30 millones de dólares anuales; así también los planes de vivienda donde su administración ha expropiado, macro urbanizado, subastado, recuperado el dinero y utilizado, ‘en el buen sentido’ a la empresa privada para que edifique las 35 mil casas que se han hecho en Guayaquil.
“¿Cuánto nos ha costado a nosotros los buses de la Metrovía? Ni medio, porque hicimos que los propietarios de los vehículos, que eran malos cooperativistas, ahora sean buenos empresarios y con su riesgo y con su dinero, hagan lo que han hecho; ¿cuánto nos ha costado la rueda moscovita? Ni un centavo. Nos regalaron la rueda moscovita y nos dan el 10% de su recaudación porque le pusimos la rueda moscovita en un espacio donde hay afluencia de público con capacidad de pago, que como no se le ha aumentado los impuestos, usan este dinero para consumir, y al consumir hacen crecer la economía y al hacer crecer la economía, no solamente generan prosperidad y bienestar para ellos, sino que también generan más recaudación para el fisco, con impuestos más bajos”, ha resumido.
Inundaciones por la falta de dragado
Al anunciar el inicio del plan pre invernal de limpieza de alcantarillas, sumideros y canales para evitar las inundaciones por las lluvias que realiza el Municipio anualmente, el alcalde porteño paró mientes en el necesario dragado de los ríos de la cuenca del Guayas, que no se ha acometido durante los últimos cincuenta años.
Y aquí hizo una exhortación al gobierno central: “Yo comprendo que hay veces que los concursos fallan, no por culpa de las autoridades, sino por la falta de oferentes o culpa de los oferentes, pero el hecho es que estamos en el 2017 y que en el invierno del próximo año, 2018, se cumplen 50 años sin que se draguen los ríos Daule, Babahoyo y Guayas, entonces, si no se dragan, el piso de los ríos sigue subiendo, y al subir el lecho de los ríos, sube su nivel; por eso es que hay momentos que, sin llover, en los sitios bajos, pocos en Guayaquil, gracias a Dios, se sufren inundaciones, lo cual indica, claramente, que no es un problema de drenaje, y eso hay que acometerlo y resolverlo…. …Esta es una obra nacional. A estas alturas y después de 50 años, es una obra que debería ser acometida también por el gobierno”.
Argumentó que con las consecuencias visibles del cambio climático, que ya se está viviendo, y el mal manejo del tema de las aguas y del drenaje, el problema es grave. Recordó que el estudio realizado con fondos de la Corporación Andina de Fomento, CAF, apunta a que el problema no se reduce al dragado, pues con la presa Daule-Peripa se ha dispuesto de manera anti técnica del agua de la cuenca del Guayas que venía hacia Guayaquil y servía para empujar, en baja marea, el sedimento acumulado en los ríos.
Mal manejo de la Daule-Peripa
“Es que la presa Daule-Peripa no se maneja adecuadamente y esto provoca que otra presa de agua, a la salida del Babahoyo, que no tiene presa y que sale en marea baja con fuerza, esa cortina de agua impide que el sedimento, la arena y el limo del Daule en marea baja salga, entonces, también hay que enderezar el cauce del Babahoyo. Esto no es simplemente cuestión de dragado”, ha explicado.
Recordó que el problema no solo afecta a Guayaquil y a la provincia del Guayas, sino a un gran número de ciudades de varias provincias, por lo que ‘ya es hora de que se atienda este problema’.
Colocación de válvulas
Respecto al drenaje en la ciudad mencionó una solución ligada a las altas mareas consistente en la colocación de 30 válvulas que evitan el ingreso del agua de río y esteros a las calles.
“Se han instalado ya 30 válvulas que impiden que, cuando sube la marea, el agua ingrese, cope los canales, y trabaje en sentido contrario”, ha informado mientras ha advertido a la ciudadanía sobre la prohibición de botar escombros y basuras en los canales, con lo que también pidió que no se bote desechos en las calles que después tapan las alcantarillas y sumideros propiciando su anegamiento durante las lluvias.




Esta nota tiene 1026 palabras