Barcelona.- El París Saint Germain (PSG) plantea un cambio de entrenador para la siguiente temporada, luego de la derrota en Alemania ante el Bayer, suena mucho el nombre de Luis Enrique para reemplazar al actual técnico del cuadro francés.

La posición de Unai Emery se sospecha poco firme desde hace semanas, por más que desde el Parque de los Príncipes se haya querido restar credibilidad a su difícil relación con Neymar, y los dos tropiezos consecutivos ante Estrasburgo y Bayern se presentarían ahora en París como la excusa perfecta para poner en duda la permanencia del entrenador.

“Es una gran lección… Acabamos primeros, pero este partido nos demuestra que debemos estar bien preparados para los octavos de final”, expresó Al-Khelaifi en Munich y apenas un día después en París comenzaron a desatarse toda clase de especulaciones.

La principal, por la trascendencia del medio, surgió a través del diario ‘L’Equipe’, que junto a ‘Le Parisien’ se conoce como una de las plataformas periodísticas con mejores informaciones del club y que dando por hecho que Unai Emery tiene fecha de caducidad al concluir esta temporada, va más allá y sostiene que el presidente del PSG estudia su despido a mucho más corto plazo.

En enero, de no mediar una reacción tan inmediata como indiscutible, el entrenador vasco podría ser destituido para apostar Al-Khelaifi o por una solución provisional a la espera del fichaje de un primer espada la siguiente campaña o, lo que se afirma gana consistencia, la incorporación de un entrenador de prestigio. Ahí el favorito, apunta L’Equipe, es Luis Enrique.

El entrenador asturiano anunció su marcha del Barcelona en el mes de marzo e insinuó su intención de tomarse una temporada de descanso, por más que su nombre nunca ha abandonado del todo el plano.

Luis Enrique, de hecho, ha mantenido un escrupuloso silencio en todo momento, pero se ha sabido a través de terceros que su decisión podría variar en el caso, claro, de recibir una propuesta lo suficientemente atractiva. No hay duda que la del PSG lo sería… Al menos de consideración.

Hasta la pausa invernal el equipo parisino tiene un calendario no especialmente complicado. En Liga recibirá a un Lille en puestos de descenso, visitará al Rennes y cerrará el 20 de diciembre en el Parque de los Príncipes frente al Caen, además de visitar en Copa de la Liga al Estrasburgo, el que le rompió su condición de invicto y que es visto, lógico, como un partido de desquite.





Esta nota tiene 420 palabras