Radio CRE
La selección de Islandia debuta en los Mundiales de Fútbol

Texto de Carlos Ramón Loor 

La clasificación de Islandia y Panamá a Rusia 2018, activó rápidamente el recuerdo de las selecciones debutantes  en las lides mundialistas y dentro de este apartado, existen muchas historias, que vale repasar aunque sea de forma muy somera.

Haciendo el recuento de manera retrospectiva, ya existe gran expectativa por constatar si el entusiasta y disciplinado combinado islandés, será capaz de repetir lo realizado en la Eurocopa de Francia 2016, cuando avanzó a segunda fase en la que se dio el gusto de eliminar a la afamada Inglaterra. La postal que regaló el conjunto nórdico de atuendo azul, al celebrar en pleno tras el final de aquel partido, parecía una escena sacada de alguna película sobre vikingos. Para irse familiarizando con los nombres es menester recordar que su capitán se llama Aron Gunnarsson; que su figura es Gylfi Sigurdsson; y que también están entre los destacados, Birkir Bjarnasson y Johan Gudmundsson.

Por su parte, despierta curiosidad saber de qué serán capaces los “Canaleros”,  dirigidos por un verdadero personaje, el colombiano Hernán “Bolillo” Gómez. Como referencia periférica  se conoce que la hinchada panameña se autodenomina “Marea Roja” y que cuenta con futbolistas emblemáticos dentro de su historia reciente, entre ellos el arquero  Jaime Penedo; los zagueros Felipe Baloy y Román Torres; el volante y hombre record de partidos con la selección, Gabriel Gómez; y los hábiles goleadores, Blas Pérez y Alberto “Negrito” Quintero.

Retomando el repaso histórico, Brasil 2014 tuvo apenas un debutante, Bosnia y Herzegovina, país que antiguamente formaba parte de la desaparecida Yugoslavia. El conjunto bosnio que logró su único triunfo en el tercer partido, ante Irán por 3 a 1, tuvo en su hombre más famoso, Edin Dzeko, el encargado de abrir el marcador. Ya para ese entonces el cuadro dirigido por Safet Susic, había establecido un record tristemente célebre, al haber marcado el gol en propia puerta más rápido en los Mundiales, mediante acción de Sead Kolasinac, a los 2 minutos con 22 segundos, en su derrota contra Argentina.

La cita de Sudáfrica 2010 acogió el estreno de Eslovaquia, otro de los países que antes habían formado parte de un estado más grande geográficamente hablando, en este caso de la otrora Checoslovaquia, y que acorde a su rica tradición futbolística, puso la nota clasificando a la segunda ronda, tras dejar en el camino al campeón reinante Italia, al que doblegó en el choque clave por 3 a 2, con doblete goleador de Robert Vittek. En octavos de final caerían contra Holanda, lo que no quitó brillo a la actuación de un grupo solidario, cuya estrella era Marek Hamsik.

Alemania 2006, podría decirse fue el Mundial de los debutantes por la gran cantidad de estrenos que hubo. Para empezar, fueron cuatro africanos: Angola, que cosechó dos empates y una derrota; Costa de Marfil, que presumió de astros del calibre de Didier Drogba, Yaya Toure y Didier Zokora, y que perdió frente a Argentina y Holanda, despidiéndose con una remontada sobre Serbia y Montenegro; Togo, con Emmanuel Adebayor a la cabeza, pese a lo cual perdió sus tres partidos; y Ghana, el único de su continente que avanzó a octavos de final, gracias a figuras como Asamoah Gyan, Sulley Muntari y Stephen Appiah.

También podría decirse que fue el debut (y despedida) de Serbia y Montenegro, única coalición que quedaba de la extinta Yugoslavia, y que por cierto le fue mal pues perdieron en sus tres cotejos, al margen contar con individualidades tipo Dejan Stankovic y Savo Milosevic. Algo similar ocurrió con República Checa, ya fuera de la antigua Checoslovaquia, y que tampoco tuvo éxito al ser eliminada en fase de grupos, sin importar que utilizó astros del nivel de Pavel Nedved y Petr Cech.

La lista continúa con otro europeo, Ucrania, que avanzó hasta cuartos de final, eliminando en octavos, a Suiza en tanda de penales, teniendo por puntales a Andriy Shevchenko y Anatoliy Tymoschuk , al igual que a su insigne DT, Oleg Blokhin. Finalmente, se incluye en los estrenos a Trinidad y Tobago, que dirigido por el holandés Leo Beenhaker, no se quedó con las manos vacías al empatar con Suecia. Fue una digna actuación de los “Soca Warriors”, cuyo elemento más reconocido era Dwight Yorke.  (Próxima entrega, los debutantes de Corea-Japón 2002 a México 86).

Esta nota tiene 723 palabras