Londres.- El delantero sueco, Zlatan Ibrahimovic quien le dijo adiós a la selección de su País al finalizar la Eurocopa del año anterior, ha dado señales de querer recuperarse bien y jugar el Mundial en Rusia el próximo año.

Ausente de la gran cita mundialista desde 2006, el veterano delantero de Manchester United no pudo jugar más que los torneos de 2002 y 2006, perdiéndose los de 2010 y 2014, cuando se le suponía en plenitud, y solventó dejar la Selección después de la decepción que sufrió en Francia, considerando que Suecia no estaría en disposición de pelear seriamente por una plaza en el torneo de Rusia.

Sin embargo, con la eliminatoria de repechaje frente a Italia, Ibrahimovic ya dejó entrever una posibilidad de volver a la Selección si ésta conseguía la machada de eliminar a Italia. “La verdad es que sería muy divertido estar en Rusia 2018”, admitió el delantero sueco, en una conversación con Sky Sports, en tono desenfadado pero abriendo la puerta a tal posibilidad.

Ahora, un mes después de haber vuelto a entrenar con Manchester United y cuando se cuentan los días para verlo de nuevo en acción en un terreno de juego, su presencia en el Mundial reaparece en el plano gracias a la clasificación nórdica. Y más teniendo en cuenta la ambición con que se mueve Zlatan.

“Se ha tomado su recuperación de una manera extremadamente profesional. Se nota que no quiere volver por volver, sino que quiere demostrar que sigue siendo un grande”, trasladó una fuente cercana a los diablos rojos, que esperan su reaparición en el plazo máximo de dos meses… Y estiman que en el verano Ibra estará “en plenitud”.

La clasificación, inesperada, que logró Suecia en San Siro fue celebrada por Ibrahimovic con un mensaje en las redes sociales y, de sopetón, la posibilidad de verlo de vuelta con la camiseta de la selección, con la que disputó 116 partidos desde su debut en enero de 2001 frente a Islas Feroe y hasta su despedida ante Bélgica en junio de 2016, habría dejado de ser una utopía.





Esta nota tiene 353 palabras