Radio CRE

Toronto.- El Gobierno de Canadá entregará una indemnización de algunos millones de dólares y procederá a pedir disculpas a un exprisionero de la cárcel de Guantánamo porque se declaró culpable de asesinar a un soldado de Estados Unidos a la edad de 15 años.

En este caso el Tribunal Supremo de Justicia canadiense entregó el fallo a favor del exprisionero el cual fue interrogado bajo circunstancias opresivas.

un caso en el que el Tribunal Supremo de Canadá falló que él fue interrogado bajo “circunstancias opresivas”.

Un funcionario canadiense familiarizado con el acuerdo dijo el martes que Omar Khadr recibirá 10,5 millones de dólares canadienses (8 millones de dólares estadounidenses). El funcionario no estaba autorizado para hablar públicamente del acuerdo antes del anuncio y habló bajo condición de no ser identificado. El gobierno y los abogados de Khadr negociaron el acuerdo el mes pasado.

Nacido en Canadá, Khadr tenía 15 años cuando fue detenido por soldados estadounidenses después de un tiroteo en un presunto complejo de Al Qaeda en Afganistán, que resultó en la muerte de un médico de las fuerzas especiales estadounidenses, el sargento de primera clase Christopher Speer.

Khadr fue señalado como sospechoso de haber lanzado la granada que mató a Speer y fue llevado a la prisión militar de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, Cuba, y al final una comisión militar lo acusó de crímenes de guerra.

En 2010 se declaró culpable de cargos que incluyeron asesinato y fue sentenciado a ocho años adicionales al tiempo que ya había pasado bajo custodia. Regresó a Canadá dos años después para cumplir el resto de su condena y fue puesto en libertad en mayo de 2015 a la espera de una apelación de su declaración de culpabilidad, que dijo que fue hecha bajo coacción.

Khadr pasó 10 años en Guantánamo. Su caso recibió atención internacional después de que algunos lo calificaron de ser un niño soldado.

El Tribunal Supremo de Canadá dictaminó en 2010 que los agentes de la inteligencia canadiense obtuvieron las pruebas de Khadr bajo “circunstancias opresivas”, como privación de sueño, durante los interrogatorios en Guantánamo en 2003. Luego compartieron esa evidencia con funcionarios estadounidenses.

Esta nota tiene 369 palabras