Radio CRE

Quito.- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se reunió el martes con el alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera, en el Palacio de Carondelet.

“El alcalde (Marcelo) Cabrera acudió al diálogo. El tranvía es un proyecto de interés nacional y Cuenca siempre contará con nosotros”, señaló el mandatario en su cuenta de Twitter.

Durante la cita se trataron temas de importancia para la ciudad de Cuenca, según la publicación de la cuenta de esa red social del alcalde Cabrera, donde se dio cuenta que se conversó sobre la ejecución de la obra del tranvía, la tasa de recolección de los desechos sólidos y planes de vivienda.

La autotoridad seccional resaltó la voluntad del Jefe de Estado de buscar soluciones para esas obras.

“Puedo mencionar la total apertura del señor Presidente en solucionar los temas que le hemos planteado, la terminación del proyecto del tranvía, hay una apertura absolutamente grande para ello, tengo la seguridad que en el 2018 el tranvía ya estará operando comercialmente en la ciudad de Cuenca”, indicó Cabrera.

Para el efecto está pendiente la entrega de alrededor de 21 millones de dólares que corresponden a compensación de activos por la venta de las acciones de las empresas eléctricas de la Municipalidad de Cuenca. Esta compensación debe entregarla el gobierno central, según aclaró el burgomaestre.

Cabrera confía que a través de la ampliación de un crédito que el gobierno de Ecuador mantiene con el gobierno francés se pueda conseguir esos recursos.

Para fomentar el turismo el alcalde de Cuenca planteó al presidente Moreno, la necesidad de reducir los costos de los pasajes aéreos hacia y desde Cuenca, porque se ha disminuido el turismo, según dijo, a esa ciudad.

Con el fin de ejecutar planes de vivienda, se propuso plantear que esas soluciones habitacionales sean para los sectores que más lo necesitan.

No es la primera reunión del jefe de Estado ecuatoriano con un alcalde del Ecuador, en días pasados se reunió con Mauricio Rodas, alcalde de Quito, y el 20 de junio con el burgomaestre de Guayaquil, Jaime Nebot.

Esta nota tiene 351 palabras