Radio CRE

Caracas.- En la Capital de Venezuela, miles de contrarios al gobierno de lidera Nicolás Maduro se apostaron a lo largo del distribuidor Altamira transformándolo en un parque donde jugaban cartas, leían libros y descansaban debajo de las sombrillas y banderas.

La protesta contra el gobierno, que se extendió por más de cuatro horas, se vio afectada temporalmente por un breve enfrentamiento que se dio en un sector de la vía entre algunos manifestantes, con los rostros cubiertos con telas, quienes lanzaron piedras y objetos contundentes a varias decenas de policías que les respondieron con gases lacrimógenos para tratar de dispersarlos.

Desde el lunes por la mañana, miles de manifestantes volvieron a salir a las calles para protestar en rechazo al gobierno de Nicolás Maduro, que acusa a sus adversarios de promover un golpe de Estado.

“Queremos vivir libres, queremos hacer lo que estamos haciendo en este momento, que es salir y sentarnos en la calle”, afirmó a The Associated Press Juan Carlos Bautista, un comerciante de 48 años, mientras jugaba una partida de dominó con otras cinco personas sentado sobre el asfalto. “Estoy aquí luchando por mis hijos y por el futuro de los hijos de mis hijos”, manifestó el venezolano al asegurar que permanecerá en la vía las horas que sean necesarias para protestar contra el gobierno.

“No me importa pasar sol y calor aquí todo el día. Hemos pasado cosas peores. Peor es ver a la abuelita muriéndose de hambre. Peor es ver a mi vecina que no tiene medicinas para su niño con cáncer”, dijo Julieta Carvallo, una docente de 62 años, luego de transformar parte del piso de la autopista en una suerte de pizarra en la que comenzó a escribir con tizas de colores los mensajes “Váyanse, no los queremos” y “Venezuela no merece esto”.

Horas atrás, entre un mar de banderas y al grito “¿Quiénes somos? Venezuela. ¿Qué queremos? ¡Libertad!”, otros opositores salieron desde diferentes puntos de la capital rumbo a la autovía.

Esta nota tiene 336 palabras