El presidente paraguayo Horacio Cartes expresó su intención de restablecer relaciones diplomáticas con Venezuela y de formar parte de Mercosur, pero que existe un problema jurídico que debe ser resuelto. En conferencia de prensa mantenida en el auditorio del Banco Central de Asunción, mencionó que había mantenido un almuerzo con Dilma Rousseff  de Brasil y Cristina Fernández de Argentina con el fin de que lo ayudaran a encontrar una salida legal a la situación de Venezuela en el Mercosur.

Expresó que “existen puntos mínimos jurídicos en discusión: unos creen que Venezuela entró legalmente a Mercosur porque Paraguay estuvo suspendido; otros creen que se debe respetar el protocolo que establece unanimidad de los miembros para la incorporación de cualquier otro país al bloque.”

A pesar de que Paraguay es uno de los cuatro países fundadores del Mercosur,  fue suspendido de la organización tras la impugnación del entonces presidente Fernando Lugo. Posteriormente los gobernantes de Argentina, Brasil y Uruguay aprovecharon la ausencia de Paraguay para aprobar el ingreso de Venezuela.

Por otra parte, el dueño del emporio tabacalero paraguayo anunció que está dispuesto a vender sus fábricas de cigarrillos y negó cualquier responsabilidad suya en el presunto contrabando hacia el Brasil, especificando que “es un problema cambiario: hoy Paraguay está lleno de productos argentinos porque la tasa de cambio de divisas nos favorece; cuando la tasa es favorable para los brasileños, se llevan los productos paraguayos”. Además de cigarrillos, el nuevo mandatario posee una fábrica de refrescos con filial en Florida, Estados Unidos; varias haciendas, fincas productoras de tabaco, compañía de publicidad y representaciones de productos extranjeros.

Reiteró que “daremos el marco necesario para que lleguen al país empresas deseosas de invertir para a través de ellas crear fuentes de empleo y comenzar a vencer la pobreza con trabajo. Paraguay es un país de oportunidades”. Advirtió que “esas inversiones deben hacerse en un clima de comodidad. Por tanto, vamos a respetar la propiedad privada. Y para conocer la realidad de la tierra, haremos un catastro de propiedades”.

Paraguay y Venezuela rompieron sus relaciones diplomáticas en Julio del 2012.





Esta nota tiene 345 palabras